Ecologistas alegan contra los 3 parques eólicos planteados entre Bizkaia y Cantabria

Asociaciones ecologistas han presentado alegaciones para intentar paralizar los proyectos para construir tres parques eólicos en el límite entre Bizkaia y Cantabria. Pese a que los planes se encuentran aún en una fase incipiente, representantes de la asociación medioambiental Izate, Seo-Birdlife y la sociedad para el Estudio de las Aves Rapacer (Sear) han alertado de que la instalación de aerogeneradores en los montes de Las Encartaciones «afectarían de lleno a las áreas vitales de al menos nueve parejas de alimoches», ave protegida por las leyes vascas y las de la comunidad vecina. En su escrito, también advierten de que el Plan Energético de Cantabria «excluye» toda la zona señalada del desarrollo eólico debido a «su alto valor» natural.



El mero inicio de cualquier trámite para construir nuevos parques eólicos en Bizkaia -actualmente funcionan dos en el Oiz y Punta Lucero- generan desde hace años un fuerte rechazo social, sobre todo si se prevé asentarlos sobre montañas o entornos de alto valor ecológico. Hasta el diputado general, José Luis Bilbao, ha hablado abiertamente de impedir la instalación de más molinos en el territorio. «La Diputación va a hacer todo lo que esté en su mano para evitar que haya más parques eólicos en Bizkaia», aseguró el pasado mes de diciembre. En febrero, las Juntas Generales rechazaron la ubicación de molinos en el Ganekogorta, otro controvertido proyecto que impulsa el Gobierno vasco, a quien se le ha pedido que «revise» sus planes.

Pero los proyectos existentes para la frontera entre Bizkaia y Cantabria serán más difíciles de detener. Pese a que en el País Vasco hay una moratoria tácita para no impulsar nuevas obras hasta que se madure un debate en profundidad sobre el tema y en el Parlamento de Santander ya se trabaja en un plan eólico que marque las líneas maestras de las futuras actuaciones, las obras de Las Encartaciones dependerán del Gobierno central. Al afectar a dos comunidades, será el equipo de Rajoy quien tenga la última palabra sobre su viabilidad.

Pese a que las características de los parques son aún una incógnita, hay algunas certezas. El primero estaría en Peña Amarilla, a 369 metros de altitud entre Sopuerta y Castro. El segundo se situaría en el alto de Maya, entre Guriezo y Trucios, junto a uno de los picos más emblemáticos de la zona oriental de Cantabria: El Ventoso. La última central eólica pretende asentarse en el macizo de Ordunte, entre Carranza y Villaverde de Trucíos. Estos datos han sido suficientes para los colectivos ecologistas, que alertan sobre el riesgo que corren los alimoches. «Es una especie muy vulnerable», aducen, tras advertir que no rechazan la energía eólica. «Debe hacerse sin afecciones al patrimonio natural», subrayan.

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver