Print this page

Los vecinos del casco viejo de Castro Urdiales, hartos de aglomeraciones... y de peleas

Los vecinos de las calles La Rua y Artiñano de Castro Urdiales no aguantan más. A los ya habituales problemas de ruidos y aglomeraciones de los fines de semana en ambas calles, este fin de semana se han sumado varias peleas cuyos videos, algunos grabados por los propios vecinos desde sus ventanas, han corrido como la pólvora por las redes sociales de la localidad.

Ambas calles llevan años conviviendo con el ocio nocturno de la ciudad, pero, contra todo pronóstico, el problema parece haberse acentuado con las restricciones a la hostelería y el toque de queda impuestos para luchar contra la pandemia de la COVID-19.

En las últimas semanas son varias las fotos que han circulado por las redes sociales, fotos de aglomeraciones en ambas calles avisando de que la situación era quizá "demasiado relajada", pero este fin de semana el problema parece haber subido un escalón con una multitudinaria pelea que se producía en las inmediaciones de la calle Artiñano con varias personas implicadas.

"Mientras algunos cumplimos con las normas y llevamos meses evitando el contacto social, aquí parece que vale todo", indicaba una vecina al tiempo que pedía más presencia de la Policia Local  "al igual que se desalojaba el muelle de Don Luis en verano porque no se podían respetar las distancias, se debería de poder hacer lo mismo aquí".

Recordamos que, actualmente, el toque de queda en Cantabria está fijado a las 22:00 de la noche y no se permiten reuniones de más de 6 personas no convivientes.