La Cofradía de Pescadores ha restaurado los pendones de San Pedro y San Andrés

La Cofradía de Pescadores, presidida por Pablo Villasante Zaballa, después de conseguir reflotar la ʻnaveʼ económicamente, ha ido trabajando, poco a poco pero sin pausa, para acondicionar lo mejor posible todos los servicios porque “nuestro objetivo es dotar de las infraestructuras necesarias nuestra Cofradía, para que los barcos que antes venían a descargar la pesca y abastecerse de hielo y agua, vuelvan a regresar y, además, atraer a otros nuevos y de esta manera conseguir que se autoabastezca económicamente ya que los gastos son muchos y los ingresos escasos”, afirma el patrón mayor. Pero no ha quedado ahí la cosa, sino que también se han dedicado a la restauración de los pendones de San Pedro y San Andrés, bajo cuya advocación está la Cofradía.

De esta rehabilitación habla Pablo Villasante, comenzando por recordar “los distintos lugares en que se ha ubicado esta Cofradía, en ocasiones muy poco apropiados para el desempeño de su labor. El pasar a ocupar la nueva lonja, motivó que la nueva Junta de Gobierno que yo presido tomara la decisión de restaurar e intentar conservar, lo mejor posible, pertenencias históricas existentes; libros de actas de toda índole, uno de los cuales abarca desde el año 1718 al 1755, que contiene el sello real de Carlos III, y el que se pueden leer cosas tan interesantes como En la ermita de Santa Ana, sita sobre las peñas de la mar, se juntaban los mayordomos a hacer las elecciones; y añade: Se hicieron y practicaron las elecciones de procurador y Alcalde del Mar, nombrándose por el procurador y sus dos mayordomos doce diputados a cuatro cada uno y aquellos elegían y nombraban ambos empleos”.

Tela en mal estado.

“Junto a estos libros y otros documentos conservamos, igualmente, el histórico Pendón de San Andrés y su cruz aspada, que datan del año 1718 y cuya tela, guardada en la actual lonja, se encuentra en deplorable estado”. “También son valiosos el estandarte de San Pedro y el actual pendón de San Andrés, ambos datan de los años 1946-1948, siendo los recientemente restaurados, que ya se sacaban, a partir de 1948 en las procesiones al no poder sacar el pendón histórico por el deterioro que tenía”. En este sentido matiza, Pablo Villasante que “a primeros de enero de 2007 contactamos con Enrique Campuzano, doctor en Historia del Arte y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y, al mismo tiempo, director del Museo Diocesano del Taller de Restauración de Santillana del Mar, donde se restaura y guarda todo el valioso Patrimonio Histórico Artístico de nuestra diócesis de Santander. Entonces, siguiendo su criterio e información, acudimos al Monasterio de Monjas Clarisas de Castil de Lences (Burgos), donde, sobre el Estandarte de San Pedro, completamente desgarrada su tela de raso natural, deteriorado por la humedad y y con el medallón de San Pedro muy doblado y descolorida su tela, se realizó una ardua labor de desmonte total para colocarlo sobre tela nueva, quitar y reponer letra a letra toda su leyenda bordada en oro, así como el lienzo con la imagen del santo, incluidos los bordones y medallones dorados. En julio de 2007, nos fue entregado por la titular directora del citado taller, Sor María de Javier”.

Igualmente, “en marzo de 2007, entregamos en el citado taller, el pendón de San Andrés, que actualmente preside las procesiones y que data del año 1948. Está construido en tela de damasco natural, que se encontraba carcomida por humedades y amarillentos solares, así como agujereado en varios lugares, por lo que hubo que ser tratado con muchísima delicadeza para darle su tono general, mediante tintes muy sutiles, en las partes deslucidas y coloreadas buscando la unidad del color”. “Sobre este damasco, se ha incorporado la imagen de San Andrés de la misma talla de la que existe en la iglesia de Santa María y que pasada a tela esa imagen por una empresa de Pamplona, ha sido respetuosamente adherida a la tela damasco para que, lo mismo que en el Estandarte de San Pedro, figure la imagen del patrono fundacional de esta Cofradía de Pescadores. Procediéndose, asimismo, a la limpieza completa de la cruz aspada de San Andrés a base de óxidos de plata”.

Seguir mejorando.

Finaliza Pablo Villasante señalando que “con el compromiso de seguir restaurando y mejorar la conservación de todo el patrimonio, siempre, por supuesto, con el asesoramiento y trabajo de expertos titulados y de reconocida valía, así como con la ayuda-subvención de 9.000 euros (1,5 millones de las antiguas pesetas) que nos ha concedido la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria, esperamos realizar, para la próxima celebración de San Andrés la restauración y actualizada edición del extraordinario Libro de Elecciones, Acatas y Decretos, que nos dará noticias de los acontecimientos y haberes más notables de nuestro antiguo Cabildo de Mareantes de San Andrés, hoy Cofradía de San Andrés y San Pedro, para lo cual contaremos con la experta labor del doctor Mario Brígido Gabiola, que ha estudiado y editado, recientemente, la historia de la milenaria Cofradía de San Martín de Laredo”.

Extraído de: elalerta.com

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver