Print this page

Sanidad cierra la guardería de Castro y extiende el tratamiento profiláctico

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria ha procedido, como medida preventiva, al cierre de la guardería de Castro Urdiales a la que acudía la niña de dos años que el viernes falleció, a causa de un shock tóxico provocado por el germen 'estreptococo pyogenes'. Además, esta tarde se han extraído muestras y suministrado un antibiótico al personal del centro, alumnos y sus familiares, después de que anoche ingresara otro niño de 15 meses en estado grave y sin que aún se haya determinado si padece la misma enfermedad.

Por el momento, lo único con lo que cuentan los especialistas en epidemiología son 'sospechas diagnósticas', puesto que no se ha conseguido aislar al germen en ninguna de las muestras extraídas y, por tanto, determinar si el resto de niños presentan el mismo diagnóstico.

El cierre de la guardería se ha llevado a efecto únicamente 'para eliminar el nexo de unión' entre los niños, dado que en las inspecciones realizadas 'no se encontró ningún dato que lleve a la causa del problema'.

Actualmente, permanecen en el Hospital de Cruces el niño que ingresó el mismo viernes en estado muy grave, y que presenta 'una discreta mejoría'; otro niño de 15 meses que ingresó esta madrugada, y otros dos cuya evolución es favorable y están en observación. A ello hay que sumar otros tres casos de niños que han estado ingresados los últimos días, pero que ya han sido dados de alta.

En esta 'situación atípica', puesto que es 'inusual' tal virulencia del 'estreptococo pyogenes', máxime en niños, la Consejería de Sanidad del Gobierno cántabro está contando con la colaboración del Gobierno vasco y el Ministerio de Sanidad.

Esta colaboración entre administraciones fue agradecida por la consejera de Sanidad, Charo Quintana, que compareció en rueda de prensa para informar de la situación, junto al director general de Salud Pública, Santiago Rodríguez, y el jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Luis Martínez.

TRABAJO A CONTRARRELOJ

Según indicaron, los especialistas están 'trabajando a contrarreloj' para que no se produzca ningún 'retraso en los diagnósticos' de los niños enfermos. 'Existen técnicas moleculares lo suficientemente precisas para determinar si se trata exactamente de la misma cepa -que acabó con la vida de la niña de dos años-, pero requiere tiempo', señalaron.

Quintana manifestó 'la dificultad de obtener respuestas con la rapidez que se desearía' y reiteró que el 'estreptococo pyogenes' es un germen 'habitual' que suele provocar pequeñas lesiones en la piel o faringitis.

Sin embargo, se da la circunstancia de que 'infrecuentemente' produce un shock tóxico, cuando genera determinadas toxinas que provocan una hiperestimulación del sistema inmunológico, lo que puede llevar a la muerte, en el caso de los adultos hasta en el 80 por ciento de los casos y en el de los niños del 5 al 15 por ciento.

ENFERMEDAD INFRECUENTE

Por ello, recalcaron que 'es muy infrecuente y mucho más el hecho de que se den tres casos' casi simultáneamente, en el supuesto de que la afección de los niños ingresados actualmente sea la misma que la que produjo la muerte de la niña, cosa que no está comprobada aún.

Esta enfermedad es tan 'excepcional' que en un principio se pensó que la muerte de la niña había sido a causa de meningitis, por ser su tasa de prevalencia 'importante' en Cantabria en comparación con el resto de España. Sin embargo, los estudios del Instituto Nacional de Toxicología determinaron ayer que la causa de la muerte ha sido el shock tóxico motivado por el 'estreptococo pyogenes'.

Al parecer, no existen precedentes de un caso de estas características en España. Según indicó Martínez, hace años se dieron en el Reino Unido algunos casos de especial virulencia de la enfermedad, llegando incluso a denominarla 'la bacteria asesina', pero perjudicó a adultos.

Por el momento, se ha realizado una reunión informativa con los padres de los niños que acudían a la guardería de Castro Urdiales, los niños ingresados en estado grave están recibiendo soporte vital y 'tratamientos complejos para contrarrestar los efectos de la infección' y se continúa con los estudios de las muestras, a la espera de obtener resultados.

Extraído de: terra.es