Instalan un radar en Saltacaballo (A-8) para reducir la siniestralidad

Un radar controlará la velocidad en el tramo de la A-8 del descenso de Saltacaballo, en dirección a Castro Urdiales. Con este dispositivo, la Dirección General de Tráfico pretende disuadir a los conductores de superar los 120 kilómetros por hora permitidos en ese punto negro de la autovía, donde «se han registrado numerosos accidentes», según reconocieron fuentes de la delegación de Gobierno de Cantabria.
El radar ha sido instalado a escasos metros de la salida de la autovía hacia la pedanía castreña de Mioño, una zona de bajada en la que muchos conductores «dejan ir al vehículo, sin darse cuenta de que es un descenso muy pronunciado y sinuoso», advirtieron los responsables gubernamentales, que adelantaron que el aparato «aún está en período de pruebas». «No sabemos todavía qué día se pondrá en funcionamiento, pero podría ser esta semana, aunque los técnicos todavía deben realizar diversos ensayos que son bastante complicados», añadieron.

El radar de Castro es uno de los cuatro que la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha en Cantabria. «Los otros tres están en el tramo que une Santander con Torrelavega, donde los límites de velocidad se exceden continuamente y las cifras de accidentes son altas», detallaron desde la delegación de Gobierno. Las mismas fuentes quisieron dejar claro que la instalación de estos dispositivos no «tiene un afán recaudatorio». «Antes de ponerlos en marcha lo anunciaremos convenientemente, y además existen señales previas al radar que advierten a los conductores», precisaron.

Nuevos dispositivos

El alto de Saltacaballo es uno de los puntos negros de la A-8 a su paso por Cantabria. No obstante, la mayoría de los siniestros registrados en los últimos meses se han producido en la subida, sentido Bilbao, justo en el carril contrario a donde se ha colocado el medidor de velocidad. Sin ir mas lejos, el pasado mes de diciembre, según datos facilitados por la DYA de la localidad costera, se produjeron siete accidentes en menos de un mes. Pese a todo, la asociación de ayuda en carretera reconoció que «la mayoría de los golpes fuertes en Saltacaballo se producen justo en el alto, en ambos sentidos». Además, apuntó que los otros tramos de la autovía con altos índices de siniestralidad son el de la depuradora, la entrada Norte de Castro, Islares y la bajada de Ontón.

La Delegación del Gobierno de Cantabria estudia la posibilidad de instalar nuevos dispositivos en las carreteras de la región antes de fin de año. Sin embargo, los responsables institucionales aún no han adelantado en qué puntos de la red viaria serán colocados.

Extraído de: elcorreodigital.com

También podría interesarte... (mgid)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver