La víctima de una paliza en Castro identifica a uno de sus agresores

León S.V., el hombre que recibió una paliza en agosto de 1999 cuando salía en motocicleta con su novia del garaje de su urbanización, en Castro Urdiales, identificó ayer a Ángel Luis G.M. como uno de los cuatro agresores (tres hombres y una mujer), que le propinaron una paliza y le intentaron secuestrar el 22 de agosto de 1999. Los otros tres implicados en el incidente -José Ramón M.A., Manuel C.P. y Patricia S.F.-ya fueron condenados el pasado año por sentencia en una vista oral en la que no se citó a Ángel Luis G.M. quien se encontraba en paradero desconocido.
La víctima explicó ayer ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria que reconoció al procesado durante la agresión, ya que Ángel Luis G.M. había estado trabajando para él en la discoteca 'Mambo' durante dos años.

Al inicio del juicio, el letrado defensor del procesado adujo «prescripción» del delito y «situación de indefensión muy grave», lo que fue rechazado por la Sala, ya que Ángel Luis G.M. estaba en busca y captura, con lo que se incoaron actuaciones judiciales, lo que interrumpe la posible preinscripción.

El acusado lo niega

El acusado aseguró que él «no golpeó a nadie» el día de autos, y que simplemente se había encontrado «en una cafetería» a José Ramón M.A. y a su novia Patricia S.F.. Estando con ellos, vio como de repente José Ramón M.A. se enzarzó en una discusión con León, que estaba en moto con su novia, hasta que acabaron los dos hombres pegándose y rodando por el suelo. Él sólo intervino para intentar separarles, aseguró.

Completamente distinta fue la versión de León, que mantuvo que cuando salía sobre las 10.00 horas del 22 de agosto de 1999 del garaje de su casa, tres hombres y una mujer le «abrieron la cabeza» con golpes propinados «con un palo», al tiempo que recibía «patadas y puñetazos e intentaban meterle en el «maletero» de un coche.

Cuatro testigos directos de la agresión testificaron ayer también cómo vieron a «tres hombres y una mujer» propinar «una paliza monumental» a León, a quien intentaron introducir en el porta-maletas de un automóvil.

En las conclusiones finales, la Fiscalía mantuvo los ocho años de prisión para el acusado por dos delitos de lesiones y otros tantos de detención ilegal en grado de tentativa, pues, a su juicio, están «plenamente acreditados» por «la prueba testifical contundente».

Extraído de: eldiariomontanes.es

También podría interesarte... (mgid)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver