miércoles. 30.11.2022

Cuando parecía que el conflicto de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) y del 061 iba camino de encontrar una salida, tras la propuesta económica planteada por la Consejería -4.200 euros anuales para médicos, 2.940 para enfermeras y 560 para celadores, a cobrar de forma progresiva hasta 2017-, el principio de acuerdo saltó ayer por los aires. Ni siquiera la «ventajosa oferta» -así reconocida por los sindicatos de forma unánime- para el levantamiento de la carrera y desarrollo profesional consiguió que la propuesta que Sanidad puso encima de la mesa (un montante de 3,5 millones) lograra el apoyo de una mayoría sindical.



El colectivo de SUAP y 061 queda abocado a la huelga convocada a partir del sábado por CC OO y ATI. «Vamos a plantear al Servicio Cántabro de Salud una propuesta de servicios mínimos más coherente y responsable que la que ha hecho la propia Consejería, y pensada para no perjudicar a los ciudadanos», destacó Asunción Ruiz Ontiveros, secretaria general de la Federación de Sanidad de CC OO. La Administración planteó un todo o nada que daba respuesta a dos reivindicaciones en un mismo acuerdo (SUAP y 061, más carrera profesional), pero los sindicatos se negaron a firmarlo.

La vicepresidenta y consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, subrayó que su departamento hizo una propuesta en bloque porque «ambas medidas tienen impacto en el capítulo de gasto de personal, que es finito, es limitado, por lo que hay que modular y priorizar en qué medida se satisface cada una de las reivindicaciones. Esta es la única forma de garantizar ambas», aseguró.

Pero CC OO y ATI consideraron desde el principio que era un «chantaje» al que no estaban dispuestos a ceder. Y las otras tres formaciones con representación en la mesa sectorial, UGT, CSIF y Satse, pese a ver con buenos ojos la propuesta, se vieron obligados a responder a la postura de sus afiliados, que votaron 'no' a la oferta. Según Ruiz Ontiveros, «han sido los propios trabajadores de SUAP y 016 los que rechazaron la insuficiente adecuación retributiva, en una asamblea multitudinaria celebrada por la mañana. Creemos que primero hay que solventar este problema y después empezar a valorar la propuesta de carrera profesional. No se pueden unir las dos cosas en el mismo paquete».

En cambio, UGT y CSIF, que reconocieron el «esfuerzo» de la Administración, consideraron que en un marco económico regresivo y con unas limitaciones jurídicas y presupuestarias derivadas de las normas de función pública y presupuestaria para el año 2014/2015 (congelación salarial), la propuesta de incremento para el colectivo de SUAP y 061 era «aceptable», aunque «tenemos que respetar la voluntad de los trabajadores». No obstante, sus delegados sindicales, José Manuel Castillo y Margarita Ferreras, respectivamente, opinaron que se han generado unas expectativas de subida salarial entre la plantilla «poco realistas». Al término de la reunión, Castillo se mostró «decepcionado, pero no con la Consejería, sino con las posturas maximalistas de algunas formaciones. Con el resultado de esta negociación, se ha despreciado una propuesta que beneficiaba a alrededor de 1.000 trabajadores del SCS, tanto personal sanitario como no sanitario, que podrían empezar a cobrar el complemento de grado I de carrera y desarrollo profesional a partir del 1 de enero».

Sáenz de Buruaga insistió en que el capítulo de personal del presupuesto de la Consejería para el año 2015 es de contención, con un incremento del 0,79%. «No se puede exigir todo al tiempo ni llevar todos los planteamientos y las exigencias a máximos porque es hacerlos sencillamente inviables», reiteró.

 

El personal de urgencias y 061 iniciará la huelga el sábado tras rechazar la propuesta...