sábado. 01.10.2022

El jurado popular ha declarado esta tarde por unanimidad culpable al colombiano Jefferson E.F., acusado de asesinar a un joven vasco a la puerta de una discoteca de Castro Urdiales. Además acordó que, en caso de ser declarado culpable, no procede la suspensión de la pena, ni proponer el indulto total o parcial de la misma.

El fiscal y la acusación particular mantienen las penas por asesinato, mientras la defensa lo considera homicidio

Tras el pronunciamiento, el fiscal y la acusación particular mantienen las penas de 18 y 23 años de prisión por un delito de asesinato y de asesinato con alevosía y ensañamiento, respectivamente, así como el pago de indemnizaciones para la hija y la madre del fallecido de 90.150 y 6.500 euros, y de 120.000 y 30.000 euros. Por su parte la defensa pide que el delito se califique de homicido y no se impongan al acusado más de 10 años.

   El jurado, que acordó por unanimidad todos los puntos objeto del veredicto, declaró probado que en la madrugada del 23 de marzo del año 2002, el acusado sostuvo una pelea a las puertas de la discoteca Mambo con un grupo de personas, aunque consideró no probado que de este grupo formara parte la víctima, Víctor Manuel Santillana Garay.

   También estimó probado que, al concluir la pelea, el acusado, junto con un amigo, se marchó a casa y cogió un cuchillo o navaja y, portándolo entre sus ropas, regresó nuevamente a la calle Ardigales, donde se encuentra la citada discoteca, así como que en el exterior de la discoteca 'Safari', próxima a la anterior, Jefferson E.F. y su amigo volvieron a encontrarse con Víctor Manuel Santillana, quien salió del interior del local, entablando una discusión con él.

   En el transcurso de la misma, Jefferson sacó el cuchillo o navaja y apuñaló a la víctima en la cabeza, tronco y brazo, causándole heridas de diversa consideración y huyendo del lugar. El fallecido sufrió 14 heridas causadas con arma blanca, de unos 10 ó 12 centímetros de longitud y 2,5 de anchura, que le provocaron un shock hipovolémico posthemorrágico y una insuficiencia respiratoria aguda por hemorragia pulmonar, que le causaron la muerte sobre las 05.30 horas en el Hospital de Cruces de Bilbao, al que fue trasladado.

   El jurado también consideró probado que Jefferson E.F., sin antecedentes penales, había ingerido bebidas alcohólicas, pero no en cantidad suficiente para reducir su capacidad de comprender lo que hacía, así como que causó deliberadamente la muerte del joven y utilizó el cuchillo o navaja de forma sorpresiva y sin previo aviso.

   El fallecido tenía 33 años en el momento de ocurrir los hechos, estaba separado y tenía una hija menor de edad, siendo sus familiares más cercanos su madre y tres hermanos.

   Por otra parte, el jurado consideró no probado que la muerte de la víctima se produjera por circunstancias ajenas a la voluntad del inculpado, ni que este último no fuera dueño de sus actos a causa de la ingesta de bebidas alcóholicas que reducían su capacidad de entender y comprender.

   El juicio contra Jefferson E.F. se ha celebrado a lo largo de esta semana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria. El procesado ha protagonizado dos huidas de la justicia española, la última el 30 de mayo de 2006, cuando se fugó de la Prisión Provincial de Santander escondido entre bolsas de basura. La primera fuga la realizó en el año 2002, cuando regresó a su país natal para evadirse de la justicia tras la muerte de Víctor Manuel Santillana.

Extraído de: europapress.es

El jurado declara culpable a Jefferson, acusado de asesinar a un joven en Castro