lunes. 05.12.2022

La responsable del área de Sanidad y Asuntos Sociales y responsable de la Residencia Municipal (Santo hospital) de Castro Urdiales, Elisa Dopico Merino, acompañada por la doctora del centro, María González Ayuela y de la presidente del Comité de Empresa y del Sindicato UGT del mismo centro, Valentina Cabanillas Gil, han salido al paso, nuevamente, de las declaración efectuadas el pasado 8 de noviembre por el Sindicato SAE, sobre la existencia de casos de tuberculosis en el citado centro.

Elisa Dopico ha manifestado que «me he puesto en contacto con el SAE telefónicamente y he hablado con una interlocutora, he intentado explicarle la situación pero no ha querido entrar en razón asegurándome que su obligación era defender a las trabajadoras y yo pregunto ¿qué trabajadoras si de las 57 que forman la plantilla, incluidas las 5 monjas, no hay ningún caso, afortunadamente de tuberculosis o hepatitis?.

 Hay alguien interesado en que esta residenciamunicipal no funcione como debe, pero eso sí, yo exijo a este SAE que rectifique inmediatamente, aunque después tomemos las medidas judiciales que haya lugar, porque es nuestra intención llegar hasta el final de la verdad, queremos saber qué persona o personas son las que han llamado, supuestamente a este Sindicato para denunciar contagios de personas», continuó declarando la concejala.

María González, apuntó que «los ancianos a menudo tienen las defensas bajas y son propicios a cualquier enfermedad, puede darse el caso que desde su juventud posean bacilos en estado latente y no son contagiosos, y cuando se reactivan solamente pueden empezar a contagiar; pero solamente en casos en los que otra persona en un recinto más o menos reducido convive con la afectada más de 6 horas diarias y pueda existir una buena cantidad de bacilos, por lo tanto en el caso de referencia es prácticamente imposible, pero por si acaso se tomaron todas las medidas».

Valentina Cabanillas, afirmó «este Sindicato denunciante no nos representa aquí, nosotras somos de UGT. Se trata de una información que ha venido de fuera y nos ha sorprendido a todas; de haber ocurrido algo hubiéramos sido nosotras las denunciantes, rápidamente hemos sido tratadas todas y el comportamiento de la empresa ha sido correcto en todo momento». La polémica surgió cuando el pasado 8 de noviembre llegó a este periódico una nota de prensa del Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE Cantabria) denunciando la detección de varios casos de tuberculosis y también de hepatitis en varios residentes sin que se hubiera puesto en conocimiento de los estamentos competentes.

De igual manera se apremiaba desde el SAE a la dirección del centro y a los responsables directos del ayuntamiento para que tomasen las medidas oportunas al amparo de la Ley de Riesgos Laborales.

Extraído de: elalerta.com

Dopico exige al SAE que rectifique las acusaciones sobre el foco de tuberculosis