Acepta 10 años de prisión por abusar sexualmente de su hija de tres años en Castro Urdiales

El acusado de abusar sexualmente de su hija de tres años en Castro Urdiales ha admitido hoy que agredió a la menor, en el juicio celebrado en la Audiencia de Cantabria, en el que el fiscal y la acusación particular, que ejerce la madre, han admitido la atenuante de confesión y han rebajado de 12 a 10 años las penas que solicitaban.

El Ministerio Público y la acusación particular solicitan ahora además de los 10 años de condena, la privación de su patria potestad sobre la niña, el alejamiento durante 20 años de la menor, y una indemnización de 15.000 euros para la madre por daños morales.

También piden la prohibición de que ejerza profesiones que impliquen contacto con menores durante 17 años, penas todas con las que su defensa está conforme.

En el juicio, que ha quedado hoy, lunes, visto para sentencia, el hombre ha confesado que cuando la niña tenía tres años -en 2016- le pidió que le hiciera una felación y, a la pregunta del fiscal de si la menor accedió, él ha respondido que sí.

En la vista, además del acusado, ha declarado la abuela de la niña, que fue quien tuvo conocimiento de los hechos durante un día en el que estaba con la menor en la piscina y ésta le dijo: “mi papá me deja chuparle el pito”. Tras salir del bloqueo que le produjo que la niña le dijese eso, le preguntó que dónde había pasado eso y le respondió que en el baño de casa.

Horas después, cuando el acusado acudió a recoger a la niña tras salir de trabajar, le preguntó por eso que había dicho la pequeña y “no dijo nada”, pero instantes después llamó a la niña y le dijo: “eso que has dicho no se dice”.

La abuela comunicó lo sucedido a su hija y madre de la menor, que en su declaración en el juicio ha indicado que, tras conocer lo que había dicho su hija, le preguntó y me señaló que “papí la dejaba chupar el pito”.

La madre de la niña ha explicado en la vista que la menor le contó los hechos a sus abuelos maternos y que después ella se lo preguntó al padre, que en un primer momento lo negó.

Ante esta negativa, la madre acudió con la niña a la pediatra de Urgencias del Hospital de Laredo.

La pediatra también ha declarado en la vista, por videoconferencia, y ha detallado que realizó varias preguntas a la menor sobre temas sexuales que, a su juicio, ella no debía conocer con tres años de edad. “Me dijo que tenían pito los hombres y que a veces estaba blando y otras veces se ponía duro”, ha dicho.

De forma similar se pronunció la niña en la entrevista que mantuvo con los psicólogos de la Policía Judicial de la Guardia Civil que, también por videoconferencia, han detallado que la menor se refería a “una conducta inequívocamente sexual” que a su edad “no podía conocer por ninguna otra vía”.

Les relató que los hechos habían ocurrido en el baño de la vivienda familiar en donde “el padre la animó a chuparle el pitilín y ella lo hizo”, a lo que además añadió, según han contado los agentes, “ella decía que ya no podía más pero su padre la decía que siguiese haciéndolo”.

Estos agentes de la Guardia Civil han considerado que el relato de la menor es “creíble” y ha sido “verosímil, coherente y consistente” en todas las declaraciones que ha realizado, una de las cuales ha sido grabada y visualizada a puerta cerrada en el juicio.

Para la vista, las partes, tanto las acusaciones como la defensa, habían propuesto como testigos a otros peritos pero, ante la confesión del acusado y la visualización del vídeo con la declaración preconstituida de la menor, han renunciado a ellos.

NOTICIA EXTERNA

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app-castro-urdiales

¡Descarga nuestra app!

app-castro-urdiales

Volver