Las infracciones cometidas por el conductor que circuló en sentido contrario en la A8 podrían acarrear entre 6 meses y 10 años de cárcel

CASTRO PUNTO RADIO

Las infracciones cometidas por el conductor que el pasado domingo circuló por la A-8, a la altura de Saltacaballo, en dirección contraria, acarrean pena de prisión de entre 6 meses y 10 años, teniendo en cuenta que, además, cuadruplicó la tasa de alcohol y dio positivo en cannabis.


Así lo ha explicado en Castro Punto Radio el responsable de la Dirección General de Tráfico en Cantabria, José Miguel Tolosa, al tiempo que ha dejado claro que automáticamente esta persona verá retirado su permiso de conducir durante un periodo de tiempo que podría extenderse hasta los 6 años.

La decisión final sobre el futuro de este joven la tiene el Juzgado, que valorará, con la Ley en la mano, la pena final en función de las consecuencias ocasionadas por estas infracciones que, recordamos, ocasionaron un accidente, afortunadamente sin heridos.

Tolosa ha detallado los distintos casos que se registran en relación a conductores que circulan en dirección contraria. "Hay situaciones de despiste o confusión y luego está el perfil del que lo hace con mala fe o por temas incluso de hasta suicidio o apuestas de quien hace más kilómetros". En una posición intermedia están los que, como el caso que nos ocupa en Castro, "van con tasas de alcohol o drogas que les hacen perder las aptitudes psicofísicas". En función de cada situación, la sanción es distinta.

Según el responsable de la DGT, para algunos de estos casos "la vía es la vigilancia en zonas de consumo de alcohol o drogas que puede haber en las inmediaciones para hacer controles, pero hay muchas zonas de ocio y, lamentablemente, la Guardia Civil no puede estar a las puertas de todas y cada una de las discotecas de España".

En lo que respecta a los conductores que circulan en dirección contraria por un despiste y sin mala fe, "desde Carreteras ya se están tomando medidas de refuerzo de la señalización en aquellas zonas que puedan ser más conflictivas". De esta forma, a la señal habitual de prohibido el paso, se suma otra más en mitad del carril de deceleración (que para quien circula en dirección contraria es de aceleración) grande y de color amarillo para evitar que esos coches continúen circulando.

NOTICIA EXTERNA

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

Volver