La falta de respeto se paga

Las ordenanzas de promoción de conductas cívicas están para acatarlas y cumplirlas. De lo contrario, los vecinos corren el riesgo de enfrentarse a sanciones que en el caso de Castro Urdiales oscilan entre los 100 y los 3.000 euros. Pero aquí no acaba la responsabilidad de los ciudadanos. Respetar a los agentes -Policía Local- que se encargan de que esta ordenanza se cumpla, es un requisito indispensable. Y lo es hasta el punto de que la falta de respeto a los agentes también está sancionada, al menos en el municipio castreño.


El debate se encontraba en que en un primer momento, la ordenanza calificaba como muy graves estas conductas, penándolas con multas de 1.501 a 3.000 euros. Pero la práctica diaria llevó a los agentes de la Policía Local a solicitar una modificación de esta sanción al considerarla excesiva.

A partir de aquí fue el Pleno el que acordó a principios de este mes realizar esa modificación de la ordenanza a instancias de los propios agentes que se encargan de su cumplimiento. Así las cosas y tras el ajuste en la ordenanza, las alteraciones del orden público y la desobediencia e insultos hacia la Policía Local se consideran como faltas leves (de 100 a 750 euros) y graves (de 750 a 1.500 euros).

El sargento de la Policía Local de Castro Urdiales, Domingo García, asegura que esta modificación se solicitó al Pleno entendiendo que era desproporcionada la gravedad de los hechos con la cuantía de la sanción.

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver