lunes. 17.06.2024

En Colindres, por ejemplo, todos los barcos han salido a media mañana, y en Castro Urdiales, la mitad de los barcos de artes menores han salido a echar aparejos, mientras que el único de cerco que hay ha permanecido amarrado, según ha informado a Europa Press Pablo Villasante, responsable de la cofradía castreña y exvicepresidente de la Federación de Pescadores.

Los pescadores confían en que el tiempo mejore para poder salir a faenar este jueves, 26 de abril, ya que con los barcos atracados 'las pérdidas son bastante grandes'. Villasante ha indicado que aunque se retome esta semana la actividad, probablemente los barcos de cerco no inicien la costera de la anchoa hasta el próximo lunes, ya que se tienen que desplazar hasta el golfo de Vizcaya y 'no compensa' ir para un día o dos, más si se tiene en cuenta el elevado precio del gasoil.

Según ha precisado, la flota de artes menores lleva unos diez días sin salir a la mar, mientras que la de cerco no ha faenado en lo que va de semana ni en la anterior. Tampoco han empezado, estos últimos pescadores, la costera de la anchoa, aunque los informes biológicos y científicos apuntan a que sí hay bocarte suficiente en el golfo de Vizcaya.

Lo comprobarán cuando mejore el tiempo y se desplacen hasta el caladero, ya que esta pesquería estará abierta hasta el próximo 1 de junio.

Tras el cierre de la pesquería del verdel, los barcos de cerco se han centrado en la captura de la sardina y el chicharro, mientras que los de artes menores se han dedicado a la faneca y la merluza.

 

Parte de la flota se hace a la mar ante el cese del viento