viernes. 31.05.2024

Las aguas del río Agüera bajarán mucho más limpias a partir de ahora. Una nueva depuradora «de última generación» se encarga desde ayer de sanear los vertidos fecales procedentes de Guriezo y las pedanías castreñas de Oriñón e Islares. La planta, construida por el Gobierno cántabro, está enclavada en Lendagua (Guriezo) y ha obligado a realizar una inversión de 8,2 millones de euros.
 «Es un paso más en la mejora de nuestra calidad de vida», se congratuló el consejero de Medio Ambiente, José Ortega, que estuvo acompañado por el director de Obras Hidráulicas, Francisco Martín, y el alcalde la localidad, Adolfo Izaguirre.

La estación depuradora funcionará a pleno rendimiento en enero de 2006. Entonces el río dejará de recibir aguas fecales de varios barrios de Liendo, que también estarán conectados con el equipamiento. Los vertidos que se realizan en la localidad vizcaína de Trucíos también serán tratados en las nuevas instalaciones, que darán servicio a los 12.832 habitantes de la ribera del cauce, que desemboca en Oriñón.

Trece kilómetros de tuberías comunican ya con la depuradora, lo que posibilita el saneamiento de la cuenca del Agüera, una de las más importantes de Cantabria junto a las del Asón, Pas, Besaya, Saja, Deva y Miera. El líquido tratado en la planta, sin embargo, no se podrá destinar al consumo humano ni animal. «Se trata de un agua que se utilizará para usos industriales y el riego», explicó Francisco Martín.

Modernas instalaciones

En la inauguración del complejo, el Ortega catalogó la central como «una de las más modernas de España». La estación depuradora forma parte del primer Plan de Saneamiento de la administración cántabra, que concluirá en la presente legislatura con el objetivo de «incrementar» la calidad ambiental de los ríos, estuarios y bahías de toda la región.

Asimismo, el agua procedente de las instalaciones inauguradas ayer será canalizada, entre otros, a Castro Urdiales a través de la denominada Autovía del Agua, construida recientemente por el Ejecutivo regional.

La nueva depuradora de Guriezo evitará vertidos de fecales al río Agüera