miércoles. 24.07.2024

El pasado sábado 18 de junio se celebró en el Huerto de la Rueda de la localidad murciana de Lorca el Festival Lorca Rock 2005. Un atractivo cartel, con la presencia de bandas de la talla de Iron Maiden, Stryper, Dream Theater, Lacuna Coil, Angra, Dragonforce y Legen Beltza fue el aliciente para que fans del heavy metal de distintos lugares fijasen su atención en la localidad lorquina ese día.
El enorme calor reinante, con 40º durante las primeras horas de la tarde no fue óbice para que la gente se entregase a fondo ante las bandas que pasaron por el escenario del Lorca Rock. El calor fue precisamente el causante de numerosas críticas para la organización del festival. Lo cierto es que hubo cosas que no estuvieron a la altura, principalmente el hecho de que no dejasen salir a la gente del recinto hasta las 8 de la tarde, evitando que se refrescasen en bares que no pertenecieran a la organización. La estrechez de la puerta de acceso que evitó que mucha gente viese a la primera banda de la tarde, los azpeitiarras Legen Beltza, debido a la enorme cola formada, el hecho de que no permitiesen la entrada de agua o que a algunas personas les requisasen las cremas solares en la puerta crearon enorme malestar entre los asistentes. Pero fundamentalmente la queja principal fue por la escasez de sombra, ya que las carpas existentes en torno a bares y mercadillo no eran suficiente para dar cobijo a las más de 15.000 personas que se dieron cita en el Huerto de la Rueda el pasado sábado. Fue un grave error por parte de la organización, murcianos ellos, y que ignoraron en todo momento las altísimas temperaturas que se dan en la región en estas fechas.



Lo positivo del evento sun duda alguna fue la música, a pesar de que el sonido en las primeras bandas en algunos casos no fue nada bueno y del recorte que Angra sufrieron en su repertorio, la gente salió enormemente satisfecha del espectáculo que se dio sobre el escenario.

A Legen Beltza no pudimos verlos, por lo ya comentado de las dificultades en el acceso, pero desde los aledaños del recinto su thrash metal sonaba duro, crudo y con una rabia propia de su juventud que les hace ser una banda muy interesante en el futuro. Esperemos poder ver a los gipuzkoanos en otras ocasiones.

Tras  los azpeitiarras saltaron a las tablas los londinenses Dragonforce. A pesar de ser la hora en la que más apretaba el calor, la banda liderada por ZP Theart se lo dejó todo en el escenario. Si bien son una banda que en ocasiones suena monótona y con el sonido que padecieron aún más, el pasado sábado demostraron que cuentan con un nivel técnico tremendo y con una enorme velocidad en la ejecución de los temas. Los duelos de sus dos guitarristas, Sam Totman y Herman Li fueron lo más destacado de los británicos.

Herman Li y Sam Totman (Dragonforce)Li, Theart y Totman con la fuerza de un dragón

Después de una larguísima espera, aparecieron sobre el escenario una de las bandas, que a mi humilde modo de ver más talento derrocha en el panorama metálico, los brasileños Angra. El sonido continuó sin ser bueno y la voz de Edu Falaschi iba y venía a pesar de que se apreciaba que el rubio vocalista estaba haciendo un concierto inmenso. La enorme decepción vino cuando tuvieron que recortar su repertorio a tan sólo 5 temas, 25 minutos de enorme calidad en la ejecución y que sin duda alguna hubieran merecido continuación, pero la rigidez de los horarios ante la presencia de los tremendamente puntuales Iron Maiden, obligaba a mutilar el show de los paulistas. La responsabilidad repartida entre los técnicos de la banda, que tardaron demasiado en colocar la batería de Aquiles Priester y en probar todos los instrumentos, y entre la organización, por la enorme rigidez que demostraron en los horarios. Una zancadilla a una banda de enorme talento y que después de haber cubierto la baja a última hora de los teutones Running Wild hubieran merecido un mejor trato.

Más rápidos y avispados anduvieron los transalpinos Lacuna Coil. La salida de la bellísima Cristina Scabbia fue seguida por una enorme ovación. Tuvieron que lidiar con un mal sonido que diluyó mucho el gran punto fuerte de la banda, los contrastes entre las voces de Cristina y de Andrea Ferro, apenas inaudibles e ininteligibles. En su favor hay que decir que cuajaron un show intenso y que su metal gótico pierde magia y vistosidad a unas horas en las que el sol lucía y abrasaba. A pesar de todo ello, los italianos aprobaron con nota.

Cristina Scabbia (Lacuna Coil)Lacuna Coil pasando calor

Tras el grupo oscuro del día llegó el momento de la banda triunfadora del Lorca Rock. Hablar de Dream Theater a estas alturas de su carrera es ya imposible, todo el mundo sabemos del talento, la habilidad, la capacidad compositiva y la originalidad de los neoyorkinos. En Lorca demostraron eso y mucho más. Con un show reducido a tan sólo hora y cuarto, los cinco genios se metieron al público en el bolsillo. La mezcla de temas de los dos últimos álbumes y de sus dos primeros, con alguna pequeña digresión con temas de la maestría de "Peruvian Skies" o "Fatal Tragedy" pusieron a su audiencia de rodillas. Con un James Labrie, que a pesar de contar con algún kilo de más vuelve a cantar como en sus años mozos, con un John Myung que se movió como nunca y que resultaba totalmente desconocido por su agresividad, un Mike Portnoy que es la locomotora virtuosa tras los tres bombos en la que se apoya el engranaje de la banda americana y con unos John Petrucci y Jordan Ruddess que ponen la magia a través de sus melodías de guitarra y teclado respectivamente. Su final de concierto con el medley entre "Pull Me Under" y  "Metropolis Pt.I " fue colosal e hizo que sus fans nos quedasemos petrificados ante la perfección de la ejecución. Su premio, la ovación de la tarde, coreando su nombre, con gritos de "otra, otra" y que obligaron a un miembro de la organización a salir al escenario a disculparse ante ellos y nosotros por no permitirles alargar su show.

Myung y Ruddess, el Teatro de SueñosJohn Petrucci, virtuosismo puro

A las 10 en punto de la noche llegó el plato fuerte, el grupo más esperado, la Doncella de Hierro, los míticos Iron Maiden. Con un montaje más sencillo que otras veces, pero impactante y una puesta en escena brillante, iniciaron sus 90 minutos con "Murders In The Rue Morgue", 90 minutos en los que tocaron exclusivamente temas de sus cuatro primeros discos, y que fueron un regalo para los fans antiguos de la banda. Los momentos más espectaculares, llegaron cuando Bruce Dickinson, en una forma física y vocal que para si quisieran muchos vocalistas jóvenes, se calzó la casaca roja y la bandera británica para interpretar "The Trooper" y cuando un enorme demonio presidió la interpretación de su célebre "The Number Of The Beast". Un soberbio espetáculo de una banda que no defrauda nunca, que año a año demuestra seguir en un estado de gracia y que siguen siendo el gran punta de lanza del heavy metal mundial.

Iron Maiden, puro show

Como fin de fiesta la organización escogió un regalo para nostálgicos, Stryper. La presencia de la banda de los hermanos Sweet fue un  gran colofón para el festival, rememorando aquellos años mágicos en los que el heavy metal era la música de mayor éxito en los Estados Unidos, la época en la que banda como ellos llenaban los estadios más grandes. En su único concierto en Europa estuvieron apoyados por público llegado de todos los confines del Viejo Continente. No salieron con sus legendarios trajes amarillos y negros pero sonaron bien, muy bien, a pesar de que por momentos daban la impresión de estar justitos de ensayos y de falta de compenetración. Himnos como "To Hell With The Devil" o "In God We Trust" nos hicieron viajar de nuevo a los 80 poniendo así el colofón a una gran jornada de rock y heavy metal en tierras murcianas.

El Lorca Rock  de este año fue un éxito de música, de asistencia y de ambiente. La cara negativa la poca previsión con el calor, el feo con Angra, el mal sonido de las 4 primeras bandas y las muchas quejas que ha recibido la organización, pero en líneas generales la lectura siempre será positiva, porque lo realmente importante, la música, rayó por todo lo alto.

Lamentamos no poder ofreceros fotografías de todos los grupos y que las que hay sean de tan poca calidad, pero hacer fotos desde el público es difícil y la enorme distancia desde las que nos vimos obligados a presenciar algunos conciertos nos han impedido presentaros fotos de calidad. Del mismo modo hemos decidido usar sólo nuestras propias fotos y no las de otros medios. Esperemos que para próximos eventos podamos obtener fotos de manera más cómoda y con mayor calidad.

Enorme éxito de público en el Lorca Rock 2005