lunes. 15.04.2024

La ausencia de incidentes está marcando el desarrollo de los primeros días de huelga en el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos sólidos de Castro Urdiales que comenzó el pasado sábado y que se prolongará hasta el 12 de julio, si no se llega a un acuerdo para la firma del nuevo convenio colectivo. Los servicios mínimos establecidos y que han sido recurridos por los trabajadores ante la Delegación del Gobierno por considerar que “transgreden los derechos laborales” se están realizando con “normalidad” por lo que, hasta el momento, la huelga no se está notando en la calle al estar garantizada la recogida de basuras en buena parte del municipio.

No sucede lo mismo en las Juntas Vecinales y puntos alejados del casco urbano donde ayer se empezaban a acumular residuos en los contenedores, cuya retirada se llevará a cabo de forma más espaciada que el servicio diario en el centro.
 
Miembros del Comité de empresa de Vertresa presentaros ayer al alcalde castreño un recurso de reposición para solicitarle que “medie” en el conflicto laboral y que “decrete unos servicios mínimos adecuados a la realidad”. Los trabajadores, que se movilizaron en la Plaza del Ayuntamiento para protestar por la situación, anunciaron su intención de “pedir daños y perjuicios” porque se “están vulnerando nuestros derechos”. Según explico el Presidente del Comité, José Antonio Usubiaga, con el 50% de los servicios decretados “la ciudad está más limpia que cuando no hay huelga porque están trabajando el doble de operarios que un día normal.
 
“¿Quién está pagando este aumento de plantilla?”, cuestionó. En este sentido, denunció también que le ha sido “denegado” el registro de trabajadores del 1 de enero al 16 de junio, solicitado para ver las nuevas contrataciones hechas por la empresa y no comunicadas al Comité. Por su parte, el presidente del sindicato Sitas, Aurelio Sañudo, destacó que la huelga está siendo “tranquila” ya que los empleados quieren reivindicar mejoras salariales y laborales “sin perjudicar ni enfrentarse con los vecinos”. No obstante, el decreto de los servicios mínimos y las contrataciones de personal de refuerzo y de varios guardas de seguridad para vigilar las instalaciones de Vertresa han levantado “ampollas” entre los trabajadores que amenazan con “tomar otras medidas menos tranquilas” a partir del 24 de julio, fecha en la que empezaría una segunda huelga de carácter indefinido. Además, denunció que la empresa esté “coaccionando y amenazando” a los empleados aprovechando las movilizaciones.
 
Los trabajadores han planteado la firma de un convenio por dos años, con una subida salarial del 8,4% y la equiparación de domingos y festivos. Sin embargo, Vertresa ofrece “un acuerdo de un año, con una subida del IPC de 2009, que se presume negativo, y en el mejor de los casos un aumento del 0,5% y el reparto de 58 euros en los días festivos y domingos trabajados”, explicó Sañudo, que calificó las propuestas de “tomadura de pelo”, porque o bien el convenio se quedaría como está o los empleados pierden de su salario.

Extraído de: EL MUNDO

Sin incidentes en la huelga de basura en Castro Urdiales