lunes. 04.03.2024

«Aquí no hay nada. No hay caso». Estas fueron las primeras palabras que el alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, pronunció ayer tras prestar declaración ante el juez como imputado por un presunto delito de prevaricación en la contratación de las obras del túnel de Mioño.

Tras casi dos horas de comparecencia, el regidor municipal reconoció ante el instructor del caso que «no había proyecto previo en la obras del túnel y que ordenó a la arquitecta municipal que hiciera un anteproyecto para pagar las facturas presentadas, una vez que las obras se comprobaron que estaban realizadas». Asimismo, Muguruza afirmó que en la Junta de Gobierno de 21 de octubre de 2004 el concejal de Obras, Salvador Hierro (IU), planteó la urgencia de la reforma del túnel «por la dificultad de tránsitar por él y las inundaciones que sufría» y que «Izeta era la empresa más barata y por ello la votaron».

Del mismo modo, el alcalde señaló que a la hora de votar las ofertas en la adjudicación de esa obra los miembros de la Junta de Gobierno Local sólo dieron el visto bueno a la propuesta del edil de Obras, ya que dieron por hecho «que el concejal había realizado bien su trabajo». Además, Muguruza reconoció que en ese momento sabía que el imputado Ignacio Díez Muro era hermano del ex concejal de Industria, Jaime Díez Muro, pero «lo que no sabía era que Ignacio pertencía a la empresa Izeta», donde desempeñaba el cargo de gerente y apostilló que «Jaime debería haberse abstenido en la votación». Pero fue más allá. Según Muguruza el propio Jaime Díez Muro «también desconocía la importancia de su hermano Ignacio dentro de la empresa Izeta». Igualmente, el regidor admitió conocer a Javier Ibarrola, socio de la empresa Izeta y actual gerente de Urbanismo en el Ayuntamiento de Castro Urdiales.

Muguruza aseveró que no había revisado la documentación por «exceso de trabajo» y no recuerda si se sigueron los criterios de publicidad en su tramitación. «Di por hecho que la contratación estaba bien hecha y tampoco la revisé por el volumen de trabajo», comentó.

Deuda

En sus declaraciones ante los medios de comunicación, el alcalde apuntó que cuando llegó al Ayuntamiento había «seis mil millones de pesetas de deuda, sin contratos ni expedientes de tramitación y que no denunció esos hechos, sino que intentó resolver los problemas que fue encontrando, aunque no descarta que lo haga ahora frente a la actitud de otras personas». Y es que no descartó querellarse contra Pedro Olano, ex concejal de Obras por el PSOE y uno de los promotores de la denuncia del túnel de Mioño. En este sentido, Muguruza le recordó «su chapucera tramitación de una obra en la calle Santander que se realizó sin consignación presupuestaria y ni uno de los pasos administrativos y que estuvo marcada por su carácter electoralista, al realizarse en el primer semestre de 2003».

Además, el alcalde de Castro opinió que lo que buscan Olano y Teresa Pérez Barreda con su ratificación en la denuncia es «desacreditar a personas que se ocupan de la gestión pública, que en realidad se merecen reconocimiento social».

Finalmente, Fernando Muguguza instió en que «no hay base» para su imputación en este proceso, que en su opinión busca «difamar» a su persona avanzó que pedirá el sobreseimiento de la denuncia.

Los hermanos Díez Muro

Además de la declaración del alcalde, el interés de la jornada pasaba por conocer la versión del ex concejal regionalista Jaime Díez Muro, y la de su hermano Ignacio, gerente en su día de la empresa Izeta, adjudicataría de las obras del túnel de Mioño.

En su declaración, el ex edil de Industria dejó claro «que desconocía que su hermano fuese el gerente de Izeta, aunque sí sabía que trabajaba para dicha empresa». Aunque matizó que su voto no hubiese cambiado la adjudicación de la obra, Jaime Díez Muro dijo que «desconocía que podía emitir un voto particular», y que si no se opuso es «porque no me percaté». De igual forma, el ex concejal aseguró que desconocía que por la relación laboral de su hermano con esa empresa podía abstenerse y que las ofertas que se presentaron las ha conocido ahora en el expediente. Es más, aseguró que no le constaba que en la Junta de Gobierno de 21 de octubre de 2004 se hablara en cualquiera de los puntos tratados de la palabra y empresa Izeta.

A preguntas del Ministerio Fiscal, Jaime Díez Muro dijo que no le constaba que el ex concejal de Obras, Salvador Hierro, le propusiera a su hermano que presentara una oferta, y que desconocía si Ignacio le entregó «en mano» la oferta a Hierro.

Precisamente, el propio Ignacio Díez Muro aseguró al respecto que no recuerda si la oferta se la dio a Hierro «porque estaba allí, o si se la dejó en el despacho de Salvador Hierro», y tampoco si la entregó en sobre o en carpeta. De igual forma, testificó ante el juez que desconocía que la empresa que presentaba la oferta debía presentar documentos que acreditaran la solvencia técnica y económica. Ignacio dejó claro que su hermano sabía que trabajaba en Izeta, pero no el puesto que tenía, «como no sabe el que tengo actualmente», matizó.

Responsabilidades

Además de los hermanos Díez Muro y la extensa declaración del concejal de Izquierda Unida, Salvador Hierro, destacó la comparencia del actual concejal de Hacienda y portavoz del Grupo Popular, José Miguel Rodríguez López, que informó al juez que se le requirió al entonces secretario la presentación de un informe al respecto, «y no lo hizo».

Rodríguez López entiende que la obra se hizo con «arreglo a la Ley» y que salió a concurso con publicidad.

No obstante, reconoció que no vio las ofertas nunca, ni comprobó que cumplieran todos los requisitos porque entendió «que es trabajo del secretario». Y es que al portavoz popular «no le parece normal que el secretario no les dijese que no estaban haciendo lo corrrecto». El líder de los populares castreños aseguró en su declaración que «tampoco sabía que Ignacio Díez Muro perteneciera a la empresa Izeta».

Hierro: «decidió el secretario»

El ex concejal de Obras y actual portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Castro Urdiales, Salvador Hierro, se negó ayer a ratificar la declaración prestada en su día en la Fiscalía. En el caso del túnel de Mioño, Hierro aseguró que confiaron en la labor del secretario y que él no intervino para nada en la contratación como concejal de Obras. Además, negó que hubiese recibido una oferta en mano y dijo «que no sabe quién las recibe». Salvador Hierro afirmó que «decidió el secretario» y que el 21 de octubre de 2004 no se percató de que la oferta que le dio fuese acompañada de más documentación. No obstante, aseguró que en la Junta del 22 de octubre de 2004 «no se aprobó la oferta de Izeta, sino que se envió al organo de contratación».

A pesar de negarse a contestar sobre la relación que tenía con los hermanos Díez Muro en el año 2004 y en la actualidad, el portavoz del Izquierda Unida también dijo desconocer que el hermano de Jaime Díez Muro era el gerente de la empresa Izeta.

«Me hubiera gustado que se retractara»

A preguntas de los periodistas, el alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, confesó que le hubiese gustado que su socio de gobierno, Rufino Díaz Helguera -uno de los cinco denunciantes que el martes declararon ante el juez- se «hubiera retractado inequívocamente, pero las actuaciones personales de cada uno de nosotros obedecen a unos sentimientos o a unas preocupaciones que sólo él sabe».

Díaz Helguera

Por su parte, el propio Rufino Díaz Helguera aclaró ayer que él no presentó formalmente una denuncia contra el equipo de gobierno de 2004 por la adjudicación de las obras del túnel de Mioño y que esto mismo se lo dijo el martes al juez que instruye la causa. «Se lo dije a la fiscal y al juez: yo no puedo ir allí a que se me diga que me ratifique en algo que no he denunciado», sentenció.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Muguruza admite que las obras del túnel de Mioño se hicieron sin proyecto previo