jueves. 21.09.2023

LA UNION (LU) denunció la marcha de las obras de la la 2ª fase del Estadio Municipal Riomar, y se solidarizó hoy con el Club Atlético Castro, por los problemas detectados en el proyecto reformado de ejecución.

El Presidente del Comité Local de la formación política, Oscar Bruno, señaló que “la solución a los problemas graves que presenta la obra, corresponde a los técnicos, pero necesitan tiempo, para que con la debida planificación puedan subsanar sin duda todas las irregularidades detectadas”, pero, denunció “tiempo es lo que no tienen, porque se prefiere gastar más de 4.000.000 € en inaugurar un complejo deportivo inservible para salir unos días antes de la elecciones en la foto”.


LA UNION (LU) en un exhaustivo informe desgranó los principales problemas que presenta la obra, que se pretendían resolver con el proyecto reformado de la 2ª fase, pero que continúan, debido a que el muro de cerramiento del Colegio Público RIOMAR ha invadido en 2 metros el terreno destinado a la construcción de la grada del estadio y módulo de atletismo, lo que aumenta el problema de falta de visibilidad desde la grada de parte de la pista de atletismo, que ya se había denunciado en el proyecto anterior, “como se ve el problema no mejora sino que empeora”, matizó Bruno.

La solución que propuesta de enterrar la grada 1,25 metros, para solucionar el problema de visibilidad, obliga a la creación de un foso de unos 2 metros de anchura por 100 metros de longitud y que genera los siguientes problemas, según el representante de LA UNION (LU):

A.- Continúan los problemas de visibilidad ya descritos anteriormente y los espectadores de las 2 primeras filas no verían correctamente un encuentro de fútbol.

B.- El foso genera problemas de accesibilidad, evacuación, salubridad y funcionalidad.

C.-No se cumple la ley de accesibilidad para personas discapacitadas, demostrándose una falta de sensibilidad absoluta.

D.- La evacuación en caso de un siniestro es de extrema dificultad, ya que si tenemos en cuenta que el módulo de atletismo se encuentra enterrado a 1,78m. y que el recorrido de evacuación hay que sortearlo a través de peldaños ascendentes, puertas con apertura contraria al sentido de evacuación, para terminar en un foso de 2m. de ancho que obliga a un recorrido de unos 50 metros para acceder a una rampa ascendente y así conseguir salir por fin de la ratonera.

E.- Todos los que han practicado deporte en el antiguo Estadio de Riomar, saben y conocen perfectamente que es una zona de marismas que se complica con la pleamar, con las crecidas del río Brazomar, que por cierto habría que dragar urgentemente, y con la lluvia, hasta tal punto que en su día, ya se inundaban los vestuarios de fútbol en bastantes ocasiones.

Evidentemente, cuando varias de las circunstancias descritas se produzcan al unísono las inundaciones del complejo serán irremediables e irreparables las humedades por condensación ante la evidente falta de ventilación natural del edificio.

F.- La funcionalidad brilla por su ausencia y la conexión directa de los espacios NO EXISTE.

G.- El módulo de atletismo de 3 metros de altura resulta insuficiente para la práctica de las disciplinas de salto de altura, longitud y no digamos de pértiga, añadiendo el efecto túnel de todo el módulo.

En conclusión, Oscar Bruno señaló que “estamos creando un edificio enfermo”, y acusó que “lo único que realmente importa a estos políticos ineptos, con falta de escrúpulos y sentido de la gestión del dinero público, es la inauguración”.

Este estadio no sólo está enfermo antes de la inauguración, sino que además de ser un desastre, supondrá el entierro de más dinero público, en la próxima Legislatura, para conseguir su normal funcionamiento”.

“Se quiere engañar a todos los castreños con una inauguración fastuosa de una instalación, que va a ser un tumba para el dinero público”, y además es “una muestra más de la degeneración municipal, a sabiendas de estar engañando al ciudadano, quieren inaugurar la obra a toda costa, para que luego los castreños volvamos a rascarnos el bolsillo para rehacer lo mal hecho”.


La Unión (LU) denuncia la marcha de las obras del Estadio Riomar