Cantabria inaugura hoy la primera fase de la TDT, que abarca 550 municipios

La primera fase del apagón analógico comienza hoy. El Gobierno ha elegido la zona oeste de Cantabria para iniciar la imparable carrera hacia la televisión digital terrestre (TDT), una tecnología que mejora la calidad de la imagen y del sonido, favorece la interactividad y multiplica por cuatro la oferta de canales. Una parte de Cantabria (Castro-Urdiales, Laredo y Santoña) dejará atrás la vieja televisión en la medianoche del sábado. La comunidad forma parte de los 22 proyectos técnicos (zonas en las que se ha divido el mapa de España) incluidos en esta fase, que afecta a 4,3 millones de personas.

Sigue los pasos de Soria, que en julio pasado fue el laboratorio de la TDT, el territorio en el que se llevó a cabo la prueba piloto en el proceso de transición tecnológica. En aquella ocasión, Industria tuvo que echar mano del satélite para que la señal llegara a los 160 municipios sorianos implicados.

Cantabria es la avanzadilla de los 556 municipios afectados en esta primera etapa del apagón analógico, la mitad de los inicialmente previstos por el Ministerio de Industria. Cuatro comunidades autónomas (Andalucía, Castilla y León, Galicia y el País Vasco) quedan prácticamente descolgadas del apagón. En estas áreas no se dan las condiciones mínimas (de cobertura de la señal, principalmente) para que se produzca el cambio tecnológico. En Castilla y León, por ejemplo, ninguno de los cinco proyectos anunciados en el plan técnico dará el paso hacia la TDT.

Nadie garantiza (ni el Gobierno central ni el autonómico) que el público pueda sintonizar los programas. Según Industria, en el mes de mayo, el 84,2% de los hogares de los municipios afectados estaban en condiciones de acceder a la TDT. Y habían adaptado la antena el 85%.

Para poder captar las señales, los espectadores han tenido previamente que reorientar las antenas e incorporar al equipo receptor un sintonizador digital. Éste es un elemento imprescindible para ver las nuevas imágenes (salvo que se tenga un televisor integrado). De lo contrario, la pantalla irá a negro.

La fecha clave de esta primera fase será el 30 de junio. Para ese día está previsto el apagón analógico en 17 zonas, en las que se incluyen cuatro capitales de provincia (Zaragoza, Teruel, Cuenca y Oviedo) y localidades como Ibiza, Formentera, Mataró, Cercedilla, Tudela y Utiel, además de Ceuta y Melilla. El 22 de julio será la siguiente etapa, cuando la TDT se extienda a ciudades como Huelva y Las Palmas de Gran Canaria.

A tenor del calendario elaborado por Industria, la segunda fase del plan de transición concluirá el 31 de diciembre, cuando la TDT llegue a 14 millones de personas. El definitivo apagón analógico se producirá el 3 de abril de 2010, dos años antes de plazo límite establecido por la Unión Europea.

Impulsa TDT, el organismo que agrupa a las cadenas de televisión públicas y privadas y al operador de red Abertis, calcula que en estos momentos la cobertura llega al 95,09% de la población. Pero apenas el 58,7% de los hogares tienen TDT. Madrid es la comunidad líder (68,5%), mientras que el País Vasco figura a la cola (40%).

Para facilitar el acceso a la TDT a determinados colectivos con riesgo de exclusión (jubilado, discapacitados) Industria ha movilizado un pequeño ejército de voluntarios, que ha prestado ayuda en 1.100 hogares.

Pese a la inminente llegada del apagón, todavía se comercializan en España televisores que sólo reciben las señales analógicas. En abril, por ejemplo, se vendieron 9.000 unidades. Ésta es "una de las principales preocupaciones" de Impulsa TDT. Y todo pese a que el Ministerio de Sanidad y Consumo anunció hace un año sanciones para los comercios que no informaran a los compradores de la vida útil de estos receptores, que expira el 3 de abril de 2010. "Inexplicablemente, en el primer cuatrimestre del año se han vendido casi 56.000 unidades analógicas", dice Impulsa.

Poco a poco, la TDT va ganando terreno también en el ámbito de las audiencias. En mayo, acaparó el 31,9% de la cuota de pantalla, aunque los canales más vistos son los que emiten, simultáneamente, en analógico. Además de mejorar la imagen y el sonido, la TDT permite un abanico de servicios interactivos. Pero no todos los descodificadores están dotados para estas funciones. Los más económicos (en torno a 30 euros) se limitan desencriptar las señales. En España se han vendido alrededor de 18 millones de sintonizadores digitales, la mayoría de los cuales no permiten la interactividad.

Con la TDT, los espectadores podrán recibir más de 30 canales de cobertura estatal, a los que se unen los autonómicos y locales. En abril de 2010, las seis cadenas privadas dispondrán de un múltiple (con capacidad para cuatro canales cada uno) y TVE podrá explotar dos. Este aluvión se verá reducido si los operadores se inclinan por ofrecer televisión de alta definición, que ocupa un mayor ancho de banda. El PP propone que TVE explote sólo un múltiple para así ahorrarle costes al contribuyente.

Extraído de: EL PAIS

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver