domingo. 21.04.2024

El emprendimiento es una forma de avanzar económicamente que genera mucha ilusión. Esa idea de convertirte en tu propio jefe y ofrecer soluciones a una determinada audiencia a través de una idea de negocio propio es muy atractiva, al menos en la teoría.

Al intentar trasladar estos deseos a la realidad, lo cierto es que cada vez nos encontramos con un mercado más copado de otros emprendedores y empresas que ya han llegado a esa misma idea o que, si no existe esa circunstancia, aparecen problemas vinculados a la financiación o la capacidad para llegar a los clientes.

En este escenario internet aparece como un canal esencial para avanzar en el proceso. No solo es un gran altavoz desde el que se puede anunciar la idea de negocio, sino que es también una potente fuente de información para saber si el proyecto de emprendimiento puede resultar exitoso por el interés que cause entre los consumidores.

La clave, por tanto, radica en saber moverse por internet, conocer los entresijos de esta red y echar mano de nociones básicas de marketing y su vinculación con el comercio. La formación en estas disciplinas capacita tanto para digitalizar un proyecto de emprendimiento propio como para ayudar a digitalizar y hacer viable el negocio digital de otras empresas.

Marketing estratégico para vender más

Los especialistas en comercio y marketing son fundamentales en distintos ámbitos empresariales. Su función consiste, a grosso modo, en gestionar la imagen y la promoción de las marcas, tanto a nivel online como offline, y por supuesto vigilar el estado de cumplimiento de los objetivos marcados.

Estos objetivos incluyen la venta de productos y servicios, pero también captar el interés de los consumidores. En ocasiones es preferible llegar a los clientes de manera más pausada, a través de otras interacciones como el seguimiento en redes sociales y plataformas como Youtube, que genera ventas directas.

Por otra parte, la venta directa no es tan productiva si no se consigue una cierta fidelización. Si un cliente compra un producto o servicio pero su interés por la empresa desaparece, al final es una relación puntual, muy limitada en el tiempo.

Para muchas personas que se están iniciando en el mundo del emprendimiento, o que quieren resultar “seleccionables” para empresas que quieren crecer en este sector, la formación en comercio y marketing puede ser la solución.

Con estos estudios van a aprender algunas nociones básicas que, posteriormente, irán reforzando con la propia experiencia práctica. El marketing, especialmente el digital, es una disciplina que está sujeta a cambios constantes y que no guarda ningún tipo de luto por personas que quedan un poco estancadas en su formación y experiencia.

Un módulo de comercio y marketing te hará ganar en posibilidades de lograr trabajo, pero no olvides que este sector está viviendo un momento de auge total gracias al crecimiento del ecommerce, la aparición de nuevas plataformas o el impulso del comercio internacional.

Recomendaciones para hacer buen marketing

Una vez conocemos la incidencia del marketing en el mundo del comercio y la empresa, toca descubrir cuáles son las mejores formas de llevarlo a cabo. La primera recomendación no puede ser otra que estudiar bien el mercado.

Cualquier emprendedor o empresario exitoso sabe que una buena parte de los buenos resultados logrados están ligados a su profundo conocimiento del mercado: la competencia, las tendencias, los servicios ofrecidos.

La información vale oro, y así lo demuestra el interés que está cosechando una disciplina como el Big Data. Vinculado estrechamente a esta idea está otro factor, el de la segmentación de la audiencia.

El cliente es el foco principal al que debe atacar una empresa. Sin cliente no hay venta, es así de simple. Pero como reconocíamos anteriormente, es mejor un cliente fidelizado que uno que no vuelve a aparecer por la empresa. Esto obliga a investigar el perfil de esas personas, descubrir cómo se comportan y desarrollar campañas que les enganchen.

Un aspecto final es el de la diversificación de canales. No importa si tu público objetivo responde a una parcela muy bien seleccionada de la sociedad o si por el contrario tiene un carácter más generalista. En cualquier caso, dependiendo de qué plataformas use para la búsqueda de información tendremos que usar unos u otros mensajes.

Todo esto va de la mano de generar contenido relevante y de calidad, que no sea invasivo, no genere rechazo y toque la fibra sensible de los clientes. Y por supuesto, que esté bien posicionado en internet, lo que implica hacer un esfuerzo en materia SEO.

La importancia del marketing en el comercio