Guerra abierta entre las pantallas de plasma y LCD

¿LCD o plasma? Esta es la pregunta que se plantean muchos usuarios a la hora de adquirir un televisor de nueva generación. Ambas tecnologías son distintas en concepción y precio, aunque los usuarios lo tienen claro. Uno de cada cuatro consumidores se decanta por la calidad de las pantallas de plasma para sustituir a las antiguas televisiones de tubo, según un estudio realizado por Panasonic y Pioneer. Sin embargo, el LCD gana en ventas.
El estudio, que refleja las diferentes opiniones de una muestra de 603 personas seleccionadas aleatoriamente en París, Colonia y Londres, tiene como objetivo determinar qué tecnología obtiene la mejor puntuación, así como extraer las conclusiones que permitan facilitar una adecuada decisión de compra según las necesidades del consumidor, una opción a veces muy compleja. Para ello, los encuestados, delante de televisores con distintas tecnologías y de diversos tamaños, eligieron las pantallas, en las que se tapó la marca, en las que se veía mejor la ‘tele’.

Los resultados revelan que el 73% de la muestra considera que el plasma ofrece la mejor calidad de imagen, en comparación con el 27% que votaron a favor de LCD. Las pantallas de plasma son consideradas superiores a las LCD en todas las categorías de imagen. Así, por ejemplo, el 63% afirmó que el plasma ofrece “la mejor calidad de definición”, mientras que sólo el 21% se decantó por esta cualidad en el LCD. Por otro lado, el 71% de la muestra afirmó que el plasma ofrece mejor calidad de negro. El ‘color’ y el ‘contraste’ también fueron considerados activos fuertes de los plasmas, con el 67% y el 64%, respectivamente.

Dudas razonables

Pese a este estudio, los expertos no se ponen de acuerdo si el LCD dispone de una mejor calidad que el plasma o viceversa. Las primeras utilizan moléculas de cristal líquido colocadas entre diferentes capas y los polarizan y rotan según el color. Además, nunca consiguen un negro totalmente nítido. En cambio, el plasma usa fósforos de gases nobles para mostrar los píxeles y darles color.

El LCD ha sido históricamente más barato que el plasma, aunque poco a poco los precios se van equiparando. Según la web tecnológica ‘Xataka.com’, para televisores inferiores a la 37 pulgadas es preferible el LCD, mientras que para grandes formatos la mejor opción es el plasma.

En ventas, el LCD, más económico, gana la batalla al plasma. En 2005 en España se comercializaron 900.000 televisores LCD frente a 150.000 pantallas de plasma, según datos de la consultora GFK. En cambio, las ventas de las tradicionales ‘teles’ de tubo supusieron 2,3 millones. En cuanto a las previsiones, este año se cerrará con aumentos del 50% de las ventas de LCD y plasma, mientras que los televisores clásicos caerán a 1,6 millones.

Pese a la imposición del LCD como estándar del mercado, las grandes empresas del sector, que han apostado de forma decidida por las pantallas planas, siguen innovando para buscar nuevas soluciones. Así, Canon y Toshiba han anunciado la producción de televisores SED que estarán en las tiendas en 2008. Esta nueva tecnología promete dispositivos más finos y ligeros, una calidad de imagen superior, un mayor control en el consumo de energía y, sobre todo, un menor precio. La intención de ambas compañías es que SED sustituya a la tecnología LCD.

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver