miércoles. 28.09.2022

El ocio online se ha convertido en uno de los negocios más y mejor extendidos entre la comunidad internacional, que cada vez más busca formas de entretenimiento desde el sofá. Además de las posibilidades de interconexión que la red les ha proporcionado a los grandes gamers, las propias plataformas online disponen de diversiones de toda clase y condición para todos los públicos. Y es que, dejando al margen el demoledor éxito de las redes sociales y su influencia en la población, el mundo ha encontrado en internet una buena herramienta para despejar la mente mientras ameniza sus horas de descanso con algún que otro juego.

 

Pero, en contra de lo que se pueda pensar, no sólo el sector joven se adentra en la red en busca de algún pasatiempo, sino que también la población adulta ha puesto sus ojos en las posibilidades que los sitios web ofrecen. Una prueba palpable de este hecho es el vigor creciente de una industria como la de los casinos online, un fenómeno sin precedentes que ha atraído hacia los juegos azar incluso a quienes no eran seguidores de esta práctica cuando sólo existía el formato presencial. ¿Qué ha pasado entonces para observar este cambio de tendencia en los jugadores?

 

Las ventajas del casino en línea

Que el formato de casino online haya sido capaz de captar la atención de quienes nunca habrían ido de manera presencial a un casino convencional responde a varias razones, aunque la principal es la comodidad que supone disfrutar de algunos ratos de entretenimiento sin siquiera mover los pies del sofá o la cama. En cualquier caso, sin salir de casa. Aun así, más allá de este rasgo, existen algunas ventajas más del casino en línea sobre el presencial que han contribuido a su expansión y éxito entre la comunidad internacional.

 

En primer lugar, la disponibilidad de una mayor diversidad de juegos motiva que muchos jugadores de casino presencial, hastiados quizá de los mismos métodos de siempre, hayan decidido probar nuevos estímulos con los formatos novedosos y fusionados que presentan estos casinos en línea. Por supuesto, pueden disfrutar de la ruleta, el blackjack, el póker o las tragaperras, pero a estos se le suman las modernas formas lúdicas del iGaming que tanto éxito acarrean en los últimos tiempos.

 

En cuanto al porqué de que clientes no habituales de casinos convencionales hayan acudido a los online, la respuesta es la sencillez que la interfaz intuitiva y los nuevos juegos ponen a disposición de los más novatos. Al fin y al cabo, no todo es azar en esta práctica, por lo que jugar a los formatos tradicionales más complejos puede resultar una experiencia verdaderamente desagradable si no se goza de un mínimo de destreza. Gracias a los métodos básicos y automatizados del casino online, cualquiera puede acercarse a su entretenimiento sin necesidad de perder grandes sumas.

 

Por otro lado, mientras que en los casinos tradicionales algunos juegos requieren de un depósito mínimo ciertamente elevado (50 €), webs como https://legalbet.es/casinos-dinero-real/  apuntan que las plataformas en línea permiten que sea el usuario quien marque el mínimo y el límite de lo que quiere apostar.

 

Algunas estrategias para ganar

A pesar de las muchas facilidades que los casinos en línea les ofrecen a sus usuarios para obtener algunos beneficios (o al menos para no perderlos), lo cierto es que cuando se acude al casino, bien sea online o presencial, no está de más poseer algunos conocimientos acerca de los diferentes juegos que nos permitan trazar unas estrategias concretas. De este modo, nuestra capacidad para saber cuándo estamos en disposición de seguir apostando o cuando debemos detenernos aumenta, creciendo con ello tanto las posibilidades de ganar como las de no perder.

 

A este respecto, uno de los juegos convencionales con más adeptos, como es el blackjack, es uno de esos en los que tener algunos conocimientos previos importa a la hora de aumentar las posibilidades de éxito. Como es natural, nunca debemos pasar por alto que al fin y al cabo en ningún momento dejamos de contar con un componente tan arriesgado como el azar, por lo que no debemos caer en el error de pensar que las mejores estrategias pueden agenciar una ganancia fija. No obstante, estos son dos de los trucos mejor guardados por los especialistas.

 

  • Cuándo dividir y cuándo no: para aquellas ocasiones en las que las cartas deparan un par de ases o un par de 8, es aconsejable dividir. Especialmente con el 8, usar los dos posiciona la suma en 16, la cifra más peligrosa del juego. Si se divide en dos manos, las posibilidades de acercarse al 18 son altas, un número realmente rentable.

 

  • Plantarse o seguir: llegar hasta 17 es uno de los objetivos que los jugadores deben marcarse para ganar, ya que su cercanía a 21 es rentable. No obstante, si el crupier tiene un 10, pedir entonces carta por parte del jugador es arriesgado, ya que superar el 21 y perder es relativamente fácil.


Blackjack en vivo: consejos y trucos