jueves. 08.12.2022

Un pequeño movimiento sísmico se dejó sentir anoche en Bermeo. El temblor, de 3,1 grados en la escala Richter y unos cinco segundos de duración, se notó sobre las 23.30 horas en la zona costera y con más incidencia en el casco viejo del municipio. Según datos facilitados por el Centro Geográfico y Sismológico Nacional, el terremoto tuvo su epicentro a unos 18 kilómetros al norte del cabo Matxitxako.

Vecinos de la localidad llamaron alarmados a la Policía Municipal para saber qué estaba ocurriendo. Según explicaron fuentes policiales, algunas personas relataron «cómo se movían los muebles de la casa e incluso decían que se les habían caído cuadros y pequeños objetos». En algunos barrios los vecinos salieron a la calle o a los balcones «sorprendidos por el seísmo», explicó un agente de la Guardia Urbana. Esta misma fuente señaló que incluso hubo personas que «pensaban que se trataba de una bomba».

El temblor no causó heridos ni, al parecer, daños materiales, aunque sí provocó cierta inquietud. De hecho, el hospital psiquiátrico de Bermeo atendió algunas llamadas de personas que se interesaban por familiares internos en el centro. Vecinos de Arminza también sintieron el fenómeno. Curiosamente, los trabajadores de la plataforma La Gaviota, ubicada en el mar, a siete kilómetros de la costa bermeana, no percibieron ningún efecto del seísmo y se enteraron «por la radio».

Los terremotos son fenómenos poco habituales en el País Vasco, aunque la falla pirenáica ha provocado algunos seísmos de baja intensidad, especialmente en Guipúzcoa. En la última década se han registrado unos 14 movimientos telúricos, en su mayoría imperceptibles, con intensidades de entre 2 y 3,5 grados. Uno de los más importantes, que llegó a los 4 grados, sacudió en agosto de 1997 a la localidad guipuzcoana de Azpeitia. Provocó la alarma, pero no daños.
Fuente : elcorreodigital.com

Un pequeño temblor de grado 3 se deja sentir en Bermeo