miércoles. 24.07.2024

La casa que creó los revolucionarios Sims está ya desarrollando un nuevo 'simulador' que puede romper moldes. Se trata de 'Espora'

('Spore', en inglés), que parte de primitivas formas de vida

unicelulares que flotarán en el agua de un planeta desconocido y, a

partir de ahí, deberán evolucionar. 'Spores' es la última vuelta de tuerca de un género, el de los simuladores sociales, enormemente popular.

La clave es la introducción del concepto 'evolución' en su sentido más

amplio. Lo que permitirá 'Spores' al jugador, según sus creadores, es

determinar cómo evolucionarán sus seres, a partir de una simple célula.

A partir de ahí, no hay apenas límites en el juego, ya que la finalidad es el crecimiento de la especie, su desarrollo, e incluso la colonización de otros mundos en una galaxia virtual.

Se trata de dejar en manos del jugador la mayor cantidad de

decisiones evolutivas posibles, de tal forma que las primitivas formas

unicelulares puedan llegar a convertirse en terroríficos monstruos, o

en bellos seres vivos, siempre a gusto del consumidor.

Es el propio 'software' del juego quien determinará, en función

de la fisionomía del nuevo 'bicho', si es viable, así como su

comportamiento (pacífico o agresivo, y cómo come, anda y se comporta en

general).


Simulador social total

El concepto parece una mezcla entre 'Los Sims' y otros juegos,

como el Civilization, en cuanto a que se puede determinar la evolución

de las razas, según la BBC. Y la exploración de otras galaxias añade un

atractivo más a 'Spore'.

"Puedo jugar como Star Treck y montar una Federación de

planetas, o puedo jugar en plan '2001' y colocar obeliscos para obtener

información", comentó Will Wright, el creador de los Sims y del SimCity, a la cadena británica.

Esta novedad, que fue presentada durante la última edición de la

exposición E3 en Los Ángeles, está de momento en desarrollo, y tiene

prevista su salida al mercado en otoño de 2006.

No obstante, no existen más detalles del desarrollo del juego,

y Electronic Arts prefiere guardar silencio. Habrá que tener paciencia.




http://www.elmundo.es/navegante

Un juego para ser... como Dios