miércoles. 29.05.2024

El Ayuntamiento de Castro se ha puesto manos a la obra para frenar el aumento de atropellos en la ciudad. No en vano, según los datos ofrecidos por la DYA de Cantabria, hasta el 19 de octubre se han producido 21 accidentes en el casco urbano, dos más que en todo el año pasado y muy por encima de los seis que tuvieron lugar en 2003. Lo peor de todo «es que aún quedan dos meses para que acabe el ejercicio, con lo que estas cifras podrían incrementarse sensiblemente», advirtió un portavoz de la Asociación de Ayuda en Carretera de la localidad.
Esta semana se ha batido un desalentador récord al producirse tres atropellos en menos de 24 horas. «Dos de ellos pudieron ser debidos, entre otras circunstancias, a la falta de visibilidad», explicó el responsable de la DYA, cuyo argumento coincide con el de la Policía Municipal. El cuerpo de seguridad ciudadana ha apuntado, además, que uno de los siniestros se produjo en «uno de los 'puntos negros' del casco urbano: la calle Menéndez Pelayo, justo antes de la fábrica de conservas Lolín».

Allí, «hay poca visibilidad y falta señalización», indicaron tanto los miembros de la DYA como la guardia urbana. Muchos conductores y peatones conocen perfectamente esta circunstancia. «Hay un punto en el que no hay ninguna farola y no se ve nada», apuntó María, una vecina que cruza el paso de peatones ubicado en esa zona «todos los días para comprar el pan y el periódico o para volver a casa desde la estación de autobuses».

Ante el aumento de siniestros, la Policía local ha solicitado a los responsables municipales la adopción de más medidas de seguridad. Así, el alcalde, Fernando Muguruza, desveló que «se instalarán señales más luminiscentes cerca de los pasos de peatones, que pintaremos de blanco y rojo». «Además ya se han realizado obras para instalar un semáforo en la calle Ronda, frente al supermercado Lupa», detalló el primer edil en referencia a otro de los punto donde más accidentes se han registrado.

De cara a los presupuestos de 2006, también se reservará una partida para «comprar y colocar nuevas farolas que propicien una mayor iluminación de la vía pública», anunció el Muguruza, quien también achacó el aumento de atropellos al hecho de que el autobús que enlaza Bilbao con Castro realice paradas en la carretera general. «La dirección de Transportes de Cantabria debe hacer que se cumpla la ley, que es muy clara en este sentido. Las subidas y bajadas de pasajeros deben hacerse en la estación de autobuses para garantizar al máximo la seguridad», sentenció.

Fuente: elcorreodigital.com

Mejoran la señalización de los pasos de cebra en Castro para evitar atropellos