domingo. 21.07.2024

La temporada de traineras arranca el fin de semana con muchas expectativas entre los clubes participantes en la competición que ha pasado a considerarse de primera división, la ACT, y que rompe el fuego en aguas gallegas con una doble jornada puntuable en las localidades de Vigo y Riveira.
Una temporada en la que inicialmente parece que se registrará 'calma chicha' en la ACT, los clubes pasan a gestionar la liga después de la salida de Fideliza y Jesús Hijazo, tras dos años de labor ruinosa en los que administraron un millón doscientos mil euros sin conseguir los objetivos que se habían marcado.



En lo deportivo este año se puede mantener la hegemonía del remo cántabro, ya que Astillero, Castro y Pedreña cuentan con opciones de luchar por los primeros lugares.



Los astillerenses han mantenido el bloque de la campaña 2004 y han reforzado algunos puestos que a juicio del técnico, José Manuel Francisco, hacía falta. Sus primeras regatas han confirmado que siguen siendo una clara alternativa a los primeros lugares.



'La Marinera' de Castro Urdiales ha realizado importantes incorporaciones a su cuadrilla y ello le 'obliga' a subir puestos con relación al año anterior. Los comienzos de la temporada no han sido buenos, al tener como objetivos las competiciones de bateles y trainerillas y no haber conseguido resultados destacables.



Todo ello hizo que en los primeros días de la temporada de traineras saliese a la luz pública una grave crisis interna que se saldó con una amago de cese al técnico Korta que no se llevó a efecto por el apoyo que recibió de los remeros y 'la marea roja'.



Los resultados que han tenido en las regatas, Caja Cantabria, Bansander e Hipercor parece que han devuelto las aguas al cauce de la normalidad en el seno del club castreño, aunque todas las miradas están depositadas en las primeras regatas de la liga, sus resultados pueden ser decisivos.



Pedreña es la otra entidad cántabro que ha apostado por subir 'peldaños' en su trayectoria deportiva. El club ha incorporado a José Antonio Fernández como responsable de la preparación y sus actuaciones en las regatas celebradas en aguas santanderinas ponen de manifiesto su aumento de potencial, si bien lo deberán ratificar una vez que comiencen los enfrentamientos con los barcos vascos y gallegos.



Incluso para el mes de septiembre los pedreñeros entienden que deben de ser uno de los siete barcos que se clasifiquen para La Concha.



Los rivales



Tanto los clubes vascos como los gallegos han movido sus planteamientos para realizar incorporaciones. El que más dificultades puede tener es Urdaibai, campeón de la liga del año pasado. La cuadrilla de la 'Bou Bizcaia' ha sufrido importantes cambios e incluso se temió por su presencia en el agua. Cinco remeros de los de Bermeo han ido a parar a la cuadrilla de Castro.



Los que inicialmente parecen contar con posibilidades de pugnar con los barcos cántabros son Hondarribia y Orio. Los de la 'Ama Guadalupekoa' han conseguido este año una formación muy competitiva y en sus filas destacan incorporaciones como la de Olaskoaga, preparador de Urdaibai la campaña del 2004. Con los preparados por Mikel Orbañanos hay que contar y después de varias temporadas entre los mejores este año puede ser el de su consolidación.



Orio es la otra alternativa a la supremacía cántabra que se presume. No han estado a la altura que se esperaba de ellos en las anteriores campañas y su afición entiende que este año debe ser el de la cuadrilla preparada por Salsamendi. No estar en las tandas de honor sería una nueva decepción para la afición 'amarilla'.



De las cuadrillas del País Vasco la más mermada es la 'Bou Bizcaia' ya que doce de los componentes de su plantilla del año pasado, que lograba el título de la ACT, han cambiado de aires, lo que a sus dirigentes les obliga a buscar el objetivo de la permanencia como primera referencia para el año 2005.



Potencial gallego



Tan sólo dos traineras gallegas competirán esta temporada entre las doce mejores del Cantábrico, Cabo de Cruz y Mecos son las que mantienen el pabellón del remo gallego una vez que en la campaña anterior perdiese la categoría la trainera de Tirán.



Los de Cabo Cruz cuentan una plantilla joven y con muchas aspiraciones. En esta temporada aspiran a mejorar su sexto puesto. Su principal virtud es que mantiene el bloque del año pasado con tan solo una cara nueva, lo que debe beneficiarle en su rendimiento.



Por su parte Mecos mantiene la misma línea de trabajo que en años anteriores, si bien en esta ocasión han incorporado a tres remeros procedentes de otros clubes gallegos. Su intención es mejorar el séptimo puesto conseguido en la campaña 2004.



Una temporada que se presenta apasionante, las cuatro primeras regatas en aguas gallegas deben comenzar a poner a cada uno en su sitio natural.



Fuente: ediariomontanes.es

La liga ACT, con color cántabro