miércoles. 29.05.2024

La huelga de transportes que afecta desde el lunes a Cantabria empieza a tener consecuencias negativas en Castro Urdiales. El abastecimiento de alimentos o gasolina comienza a escasear, mientras que los materiales necesarios para realizar las numerosas obras que se llevan a cabo en el municipio tampoco llegan a su destino.
El Ayuntamiento de la localidad, sin ir más lejos, se ha visto obligado a paralizar los trabajos de canalización del río Laiseca, a su paso por la pedanía de Sámano. Así, la reclamación de los transportistas ha dado al traste con las ilusiones de los vecinos de una urbanización cercana al cauce, que esperaban ansiosos a que la obra acabase con las inundaciones que padecen «cada vez que caen cuatro gotas».

Tras muchas reclamaciones, hace pocas semanas el Consistorio decidió aprobar con carácter urgente los trabajos ahora paralizados. «Hacen falta unos tubos y hasta que no lleguen no se puede reanudar la actuación», se lamentó el alcalde, Fernando Muguruza.

Descorazonados

La noticia ha descorazonado a muchos de los afectados, que miran al cielo con los dedos cruzados. «¿Imagínate que nos viene una como la que está cayendo en Cataluña! Si con un poco de lluvia las aguas fecales nos salen por el plato de la ducha, no quiero ni pensar lo que nos pasaría entonces. ¿Salimos nadando seguro!», lamenta una vecina de Laiseca.

Asimismo, la huelga del transporte pesado ha paralizado también la construcción de una pared de hormigón a la salida del túnel de Otxaran, en pleno casco urbano castreño. «La semana pasada trajeron el muro, pero se confundieron en las medidas y cuando, el martes, traían otro nuevo los piquetes lo bloquearon», confirmó Muguruza.

Fuente: elcorreodigital.com

La huelga de camiones paraliza las obras para evitar inundaciones en Laiseca