sábado. 26.11.2022

El Gobierno central ha destinado una partida de 100.000 euros a la redacción del plan director de la iglesia de Santa María, uno de los edificios más emblemáticos de Castro Urdiales. El templo, ubicado en la zona de La Atalaya junto al Castillo-Faro, sufre el mal de la piedra, una enfermedad que «a largo plazo» supone una amenaza para su estructura, como han reconocido en varias ocasiones los responsables municipales.
Hace dos años, el consejero de Cultura y Deporte del Ejecutivo cántabro, Francisco Javier López Marcano, anunció la puesta en marcha del plan de restauración. Sin embargo, a día de hoy «no tenemos constancia de que en los presupuestos generales de Cantabria haya ninguna partida presupuestaria para la iglesia», reconoció el portavoz de IU en el Ayuntamiento, Salvador Hierro.

Precisamente esta formación ha sido la que ha solicitado, a través de una enmienda, la inclusión de una partida de 200.000 euros en las cuentas generales del Estado para la redacción del plan. Aunque, finalmente, sólo se ha consignado la mitad, los representantes de Izquierda Unida en Castro se han mostrado satisfechos de los resultados que han dado las gestiones de su partido «tanto a nivel local, como regional y federal», apuntaron.

Problemas estructurales

El Ayuntamiento de Castro ha denunciado en varias ocasiones la precaria situación que soporta la construcción, de estilo gótico. Por ello, en mayo de 2004, el pleno aprobó solicitar al Gobierno autonómico la puesta en marcha lo antes posible del plan director. Ante el retraso acumulado, los responsables locales han criticado con dureza a la institución regional, a la que han acusado de «olvidar que Castro también es Cantabria».

El mal de la piedra no es el único problema que sufre Santa María. Pese a que la fachada fue rehabilitada hace unos años, el resto de la construcción padece serias deficiencias. Así, en 2004 el propio Hierro ya alertó de que la iglesia, que data del siglo XIII, «tiene un problema estructural que sólo se soluciona con un plan integral de conservación», cuyo coste podría alcanzar los seis millones de euros. Por esa razón el propio edil alertaba de que el templo, «no necesita obras de mantenimiento, sino grandes actuaciones de asentamiento».

Fuente: elcorreodigital.com

El Gobierno central consigna ayudas para frenar el deterioro de Santa María