miércoles. 30.11.2022

Tras medirse a cinco de los teóricos aspirantes a la zona alta de la tabla durante las ocho primeras jornadas, el Castro encara ahora una serie de cuatro partidos consecutivos ante rivales que podrían denominarse de "su liga" dado que tienen el mismo objetivo que los rojillos, alcanzar la zona tranquila de la clasificación.
El primero de ellos llega mañana. El rival en esta ocasión para los castreños es el Bajoz Aspi GCE de Zamora, conjunto debutante en División de Plata pero que a lo largo de las primeras jornadas ha rayado a un buen nivel, obteniendo la victoria en todos sus enfrentamientos ante rivales directos en la lucha por la permanencia.

Manteniendo gran parte de la base que logró el ascenso desde Primera Nacional A, los entrenados por Miguel Angel Hernández se han basado en un buen inicio liguero, con victorias ante rivales directos en la lucha por la permanencia como Coinasa O' Parrulo en A Malata y ante Candesa Camargo en el Pabellón Angel Nieto de Zamora, así como un empate en la complicadísima cancha del Colegios Arenas Gáldar. Siete puntos en las tres primeras jornadas que les permitieron instalarse en la zona tranquila de la tabla, en la que aún permanece pese a las derrotas sufridas en las últimas semanas, gracias en gran medida a su victoria ante otro de rival directo, Puerto Celeiro Viveiro, hace dos semanas en Zamora.

Hablamos, por tanto, de un equipo que ha conseguido los nueve puntos en juego cuando le ha tocado enfrentarse a rivales que pugnan por sus mismos objetivos.

Jugadores muy experimentados como Carlos Sierra, que jugó en Burgos y Candesa Camargo, entre otros, así como Julito, ex de Mármoles Aldeiturriaga, o el que fuera jugador del Castro Raúl Rodríguez, el máximo goleador del Grupo C hasta la pasada jornada, son algunos de los nombres propios de un equipo que conjuga juventud y veteranía y que acude por primera vez al Peru Zaballa con intención de llevarse una victoria que le permita acercarse un poco más al objetivo de la permanencia.

Sin embargo, durante la semana las dificultades del técnico del equipo zamorano para preparar el choque se han multiplicado. A la baja segura de Javi Cala, sancionado, se han unido las de Oscar y Carlos Calvo por lesión, mientras se mantiene la duda de otro de sus jugadores más importantes, Alex, que ha recaído de una lesión anterior y que realizará una prueba sobre la pista del Peru Zaballa para concretar si puede ser de la partida.

En cuanto a los rojillos, la semana ha transcurrido con normalidad. Con el convencimiento de que los últimos resultados no reflejan los merecimientos sobre la pista de los entrenados por Guillermo Calva y Sergio Mullor, los integrantes del equipo castreño tienen ganas de que llegue la hora del partido y con ella la oportunidad de sacarse la espina clavada tras sus dos últimas derrotas, y dar así de paso una alegría a sus aficionados, que siguen estando ahí, a las duras y a las maduras.

Nadie se fía de las posibles bajas del conjunto rival, y es que todos y cada uno de los componentes del equipo castreño saben que durante las próximas semanas tienen la oportunidad, ante rivales que luchan por sus mismos objetivos, de alcanzar por fin la zona tranquila de la tabla tras el complicado calendario que les ha tocado en suerte durante las ocho primeras jornadas.

Edu Vidal será la única baja confirmada de los rojillos para este partido, dado que el Comité de Competición ha impuesto al de Muriedas un encuentro de suspensión tras su expulsión de la semana pasada. El resto de la plantilla se encuentra a disposición de los técnicos castreños, y pese a que varios jugadores han entrenado durante la semana con ligeras molestias, éstas no deberían en principio, a falta del entrenamiento de esta tarde, impedirles ser de la partida en el encuentro de mañana.

Así, la convocatoria castreña queda compuesta por Luisma Haro y Alvaro como porteros, junto con Kiko, Angel, Abel Macías, Borja, Pedro, Cabanas, Chiqui Gil, Alfonso, Moky y Jose Mari Liendo como jugadores de campo. El partido se disputa a partir de las 17:00 h. en el Polideportivo Municipal Peru Zaballa, con arbitraje de los Sres. Quintana Urzábal y Ventayol Gómez, del colegio vizcaíno.

El Juvenil descansa

Por su parte, al equipo Juvenil le toca afrontar la primera de las dos semanas consecutivas de descanso que le ha deparado el calendario. La retirada del Izarra Gorri, que debería haber sido su rival en el partido de mañana, provoca que el parón liguero previsto para la semana que viene se alargue en exceso, aunque se trabaja para encontrar un rival para que nuestros jóvenes jugadores tengan la oportunidad de disputar un encuentro amistoso la próxima semana.

Fuente: www.fscastrourdiales.com

El Castro FS recibe la visita de un peligroso Zamora