x

¿QUÉ PEDIMOS HOY?

Haz clic para ver restaurantes con comida a domicilio y para llevar en Castro Urdiales


#CERRAR ANUNCIO

La nueva junta directiva de la ACT no se ajusta al articulado de sus estatutos

La asamblea que celebró el pasado sábado la ACT para cerrar el año 2005 y comenzar a trabajar de cara a la próxima temporada fue una cortina de humo en la que se trataron asuntos más relacionados con la nueva asociación que con el futuro de la ACT.
De acuerdo a los estatutos de la propia ACT se han incumplido dos puntos de los mismos. El primero en la reelección de la junta directiva y el segundo en la cobertura de la vacante que podría dejar Astillero en el supuesto de ser expulsada de la ACT.

El acta de la asamblea número 21 que comenzó a las 11.30 y recoge en el punto primero la elección de la junta directiva, a pesar de que se presentaron otras alternativas sobre la mesa con opciones de presidencia para Vizcaya o Cantabria, no se consideró oportuno, y se decidió la alternativa de votar a una nueva junta con un único cambio sobre la del año anterior, Javier Sorozábal, de Arkote, que sustituyó a Felipe Naval, de Isuntza.

Los estatutos de la propia asociación son claros, en este sentido y en su artículo 13 en el punto siete dice textualmente: «La junta directiva podrá ser reelegida, si bien - unicamente- podrá serlo para un nuevo mandato de forma que una misma plancha pueda consecutivamente estar en el cargo durante dos legislaturas. Para aprobar la reelección de la junta directiva es necesario el voto favorable de la mayoría absoluta de los asociados presentes o representados en la votación».

Se da la circunstancia que la salida del representante de Isuntza de la junta directiva impide de acuerdo a los estatutos la reelección de los otros tres miembros, Ángel del Hoyo, de Orio, Piter Bravo, de Castro y Araceli Fernández, de Cabo Cruz.

La posible vacante

Los clubes de la ACT o de la nueva asociación si se mantiene la intención de disolución de la asociación y creación de una nueva sin Astillero, pretenden incluir en la ACT a Isuntza club que descendió en la temporada pasada.

Se da la circunstancia que en los estatutos de la ACT se contemplan de forma clara las directrices que se deben seguir en el supuesto de las vacantes que puedan quedar entre los doce clubes participantes.

Recogen tres supuestos, el primero por extinción de la sociedad asociada, el segundo por separación de la ACT de forma voluntaria y el tercero por sanción disciplinaria.

En el caso de Astillero se puede dar el tercer supuesto, es decir que los cántabros sean expulsados de la ACT por imposición de una sanción. En todos los casos en el artículo 22 de los estatutos en el punto tercero hace referencia a que cuando concurra el supuesto previsto en el apartado B, haciendo referencia a los supuestos apuntados anteriormente, disolución de la entidad, separación voluntaria o sanción. Los estatutos dicen así: «Cuando concurra el supuesto previsto en el apartado B del epígrafe 1 de este artículo, la Junta Directiva de la asociación tendrá la facultad de proponer, por designación directa, la admisión de nuevos socios que cubran las vacantes que se produjeren . Para ello, y siempre que sea posible, se procederá a la cobertura de vacantes teniendo presente la procedencia geográfica del club que cause baja».

Con este planteamiento para la admisión los derechos deportivos de los clubes cántabros en la Liga Federativa le corresponden a Laredo que fue el primer club cántabro que se clasificó en esta competición.

De todas las formas, los actuales responsables de la ACT no parecen estar por la labor de ajustarse a los estatutos de la asociación y de las manifestaciones del presidente se desprende que cuentan con Isuntza en el supuesto de producirse alguna baja.

Llamamiento a la unidad de los clubes

El Gobierno de Cantabria hizo ayer un llamamiento a los tres clubes cántabros de remo pertenecientes a la ACT (Astillero, Castro y Pedreña) para que se mantengan unidos y les advirtió de que el contrato de promoción turística por el que paga a cada uno 60.000 euros al año «es revisable en cualquier momento». En cuanto a los clubes cántabros de la ACT, López Marcano les recordó que, al contrario que el resto de traineras de Cantabria, ellos tres no reciben sus ayudas dentro de una convocatoria ordinaria, sino merced a un convenio de promoción turística por la publicidad que hacen de la comunidad en la competición.

El código deontológico del médico

El presidente del club de remo Astillero, Víctor Sainz de la Maza, ha llegado hasta el Colegio Oficial de Médicos de Cantabria con el fin de denunciar al galeno de la ACT, Juan José Badiola, por haber dado a diferentes estamentos y personas los informes médicos de los remeros, documentación de carácter confidencial.

La comisión deontológica del Colegio Oficial de Médicos se reunirá en los próximos días para analizar este caso y tendrá que decidir si la forma de actuación de la parte denunciada se ha ajustado o no al código deontológico de la profesión.

Los remeros astillerenses están muy molestos por la forma de actuar con sus expedientes ya que, en ningún caso son documentos públicos, y entienden que no se les ha pedido permiso para divulgarles por parte del médico.

Extraído de: eldiariomontanes.es

También podría interesarte... (mgid)

También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver