lunes. 17.06.2024

Pescadores deportivos de Laredo, Santoña, Colindres, Suances, Santander, El Astillero, Somo, Pedreña, Castro Urdiales, San Vicente y Cudón se concentraron a mediodía de ayer, domingo, frente a la sede del Gobierno cántabro, para protestar por la subida de las tasas que consideran «abusiva» y califican de «atraco».

La lluvia no fue obstáculo para que los propietarios de modestos botes y de embarcaciones deportivas pequeñas viajaran en autobuses desde la zona oriental de Cantabria (Santoña, Laredo, Colindres y Castro) a Santander para testimoniar con su presencia en Peña- Herbosa que son muchos los que rechazan la subida por los arrendatarios de pantalanes.

Así, unas 400 personas permanecieron durante una hora haciendo sonar bocinas y coreando «esto es un atraco», manteniendo desplegadas dos pancartas en las que se podía leer: «Revilla, en Suances has mentido. Sólo piensas en atraques para ricos ¿y los obreros?» o «Revilla, el cántabro que defrauda». De ese modo ese colectivo expresaba su rechazo a la subida de las tasas de amarre de las embarcaciones en los puertos de Cantabria, con la intención de mostrar al Ejecutivo autonómico que «se ha equivocado» con esta medida, que, en algunos casos, supone un incremento del 150 % respecto a las tarifas que se aplicaban anteriormente, según explicó el presidente de la Federación Cántabra de Asociaciones de Náutica y Pesca Recreativa, Eduardo Díez.

La nueva ley, que afecta a los amarres tanto en pantalanes como fondeados, entró en vigor el 1 de enero, pero, según la Federación, no recoge una subida de las tasas anteriormente establecidas sino que fija «porque sí» unos precios «que se han sacado de la manga, sin ninguna relación» con los precedentes. Por ejemplo, una embarcación de siete metros pasa de pagar 540 euros al año a 1.200 euros, con independencia del agua, la luz y espejo.

Díez puntualizó que las nuevas tasas perjudican gravemente al colectivo: «la gente con menos renta no pueda soportar los precios y se va».

No obstante, el portavoz de la Federación se mostró optimista por cuanto en el encuentro mantenido la semana pasada con el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio, Vivienda y Urbanismo, José María Mazón aceptó estudiar las propuestas que realice la Federación con el fin de reducir dichas tasas. «Se trata de hablar para llegar a un acuerdo» apuntó Díez.

Los pescadores deportivos señalaron que su movilización ayer domingo, es una muestra de que están preocupados: «Somos ciudadanos y queremos que los políticos nos vean y se den cuenta de que, por un error que han cometido, nos han echado encima una losa». «El Gobierno no puede arrancar de un tajo el derecho al ocio» de los ciudadanos.

Un jubilado de Colindres, Fernando Madrazo, que comparte con su cuñado ángel Lastra un bote de seis metros que tiene amarrado en Laredo lamentaba en alto que su pensión no le permitía mantenerlo. «Salgo los domingos a pescar para la cena». Al hombre se le saltaban casi las lágrimas pensando en la subida.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Los pescadores deportivos del litoral cántabro se movilizan contra las tasas