miércoles. 19.06.2024

El derribo del edificio número 10 de la calle Santander, que tanto revuelo causó hace un mes, continúa sin efectuarse. Después de días de reuniones entre los vecinos y el alcalde, de diferencias entre las partes y de numerosos enfrentamientos con la Policía Local por el rechazo al desalojo, los habitantes de este inmueble abandonaron sus casas y están realojados en otros lugares. Ahora, falta saber cuándo se derribará el edificio de la 'discordia'. Una de las propietarias, María Ángeles Santos, habló ayer en Punto Radio. Los vecinos quieren vender el edificio antes de su demolición para evitar pagar los 46.000 euros que les cobra el Ayuntamiento por el derribo. «Si lo vendemos la empresa constructora se encargará de tirarlo y nosotros nos despreocuparemos de los gastos», explicó María Ángeles.

El problema está en que los propietarios no encuentran un comprador que les ofrezca el dinero que piden. «Como saben que nos urge venderlo, están intentado sacárnoslo al precio más bajo». Además, desde el Ayuntamiento ya les han comunicado en reiteradas ocasiones que si no derriban ya, no alargarán más el plazo y lo hará el Consistorio. «Se iba a tirar el pasado lunes, pero mi hermano fue donde Fernando Muguruza para que le diese más tiempo y de momento no sabemos hasta cuándo nos dejarán de plazo», aseguró María Ángeles.

Si finalmente los vecinos no encuentran comprador, el Ayuntamiento se hará cargo del derribo, aunque los 46.000 euros de gastos «no podremos pagarlos hasta que vendamos el solar, porque no tenemos dinero», dijo la vecina.

Extraído de: eldiariomontanes.es

El derribo del inmueble de la calle Santander, pendiente de ejecución