domingo. 14.04.2024

Si el verano no está siendo nada bueno desde el punto de vista

meteorológico en ningún punto de la geografía cántabra, en Castro

Urdiales esos efectos del mal tiempo ya han hecho acto de presencia, y

sobre manera, en sus carreteras. Y es que nadie recuerda en el

municipio un mes de agosto con un número de accidentes tan elevado. «La

cifras venían siendo normales hasta que en el mes de agosto se han

disparado, sobre todo por las malas condiciones climatológicas, y sobre

manera en la segunda quincena», aseguraba ayer Rafael Gómez, presidente

de la Fundación DYA en Castro Urdiales.
En total se han producido 33 accidentes, de los cuales únicamente siete

se han producido en el casco urbano y 26 en la A-8. En este sentido, el

responsable de la DYA afirma que algunos de esos accidentes que se han

producido en la A-8 han sido muy aparatosos, por lo que además de la

DYA, que ha estado presente en todas las asistencias, se han tenido que

personar hasta el lugar del suceso, varios equipos de rescate.

Puntos negros

Entre

las causas que han producido que el número de colisiones en la A-8 a la

altura de Castro Urdiales haya aumentado, Rafael Gómez apunta a una

«conjugación de una velocidad inadecuada y las malas condiciones del

vial motivado por las fuertes lluvias». Además, Gómez afirma que sería

conveniente revisar ciertos tramos de la A-8 como es el alto de

Saltacaballo, en concreto, en el punto kilométrico 143 en dirección a

Bilbao, en el que se han producido parte de los 26 accidentes del mes

de agosto. Asimismo, otro de los puntos negros del presente mes ha sido

el punto kilométrico 147, ubicado en el puente de Eroski en dirección a

Santander.

Una de las soluciones que se aporta desde la DYA de

Castro Urdiales es la colocación de un radar en el alto de

Saltacaballo, en dirección a Bilbao, «con el fin de evitar ese exceso

de velocidad».

Por otro lado, Rafael Gómez anunció que el número

de heridos ha ascendido a 22, pero la mayoría de ellos fueron de

carácter leve, a pesar de lo aparatosos que han sido muchos de los

accidentes. Como dato a destacar, el responsable de la DYA recuerda que

el pasado miércoles, 23 de agosto, se produjeron a lo largo del día un

total de seis accidentes.

Falta de coordinación

Rafael Gómez señala que uno de los «problemas gravísimos» que sufre la

DYA de Castro Urdiales es la «descoordinación que tiene con el 112 y el

061 (teléfonos de emergencias). En este sentido, el director de esta

asociación afirma que «funcionamos de forma independiente ya que nunca

hemos sido tenidos en cuenta por la administración». Como ejemplo,

Rafael Gómez relata que hay veces que se produce un accidente y los

servicios del 112 o 061 al estar ocupados puede que se retrasen, «y

nosotros, estando libres, no podemos acudir al accidente porque no

hemos sido avisados».

Extraído de: eldiariomontanes.es

El agosto más accidentado