lunes. 17.06.2024

Técnicos de una firma especializada han trabajado a destajo durante el fin de semana para reforzar la base sobre la que se asientan los cuatro edificios de Castro cuya estructura se vio afectada por el incendio declarado el pasado miércoles en unos garajes comunitarios. Los trabajos se han centrado en reforzar la columna que resultó más dañada, a la que se ha aplicado un revestimiento que triplica su resistencia para soportar «hasta 30 toneladas». Ocho pilares más recibirán el mismo tratamiento.

Aunque los resultados definitivos no se conocerán hasta hoy o mañana, el laboratorio contratado por los propietarios de los inmuebles para analizar el alcance de los daños en la estructura dio a conocer ayer sus primeras conclusiones en una junta extraordinaria celebrada en el Instituto Ataúlfo Argenta de la localidad costera. Todo apunta a que nueve de las 24 vigas que soportan los cuatro inmuebles están 'tocadas'. Además, uno de los pilares presentaba «a simple vista» un aspecto más deteriorado que el resto, por lo que la empresa ha trabajado sobre él desde el viernes.

Una vez concluidas las obras, que durarán toda esta semana, y con el dictamen científico en la mano, la Dirección General de Urbanismo del Ayuntamiento resolverá si los propietarios pueden volver a ocupar sus viviendas. En este sentido, fuentes cercanas al caso revelaron ayer que los técnicos no sabrán «hasta el jueves» cuándo quedará garantizada la habitabilidad en los edificios dañados por el fuego.

Restituir las cañerías

Otra cuestión que dificulta que los vecinos puedan regresar a sus hogares es el estado de las tuberías de PVC que transportan las aguas fecales. Estos conductos «no aguantan temperaturas superiores a los 40 grados». Sin embargo, el día del incendio soportaron «picos de hasta 900». En estas condiciones se fundieron «hasta los tornillos» sobre los que se apoyaban las cañerías. Ayer, varios fontaneros se afanaban en restituir la red, que no volverá a estar operativa hasta dentro de unos días.

También la Policía Judicial volvió ayer al lugar del siniestro a fin de recabar las últimas pruebas para determinar el origen de las llamas que, según las primeras investigaciones, fueron provocadas por «un cortocircuito en la batería» de uno de los vehículos aparcados en el parking. El informe de los expertos desplazados desde León para investigar el suceso estará listo mañana, si bien la Guardia Civil ya ha anunciado que no lo hará público.

Las 56 familias desalojadas de sus pisos de la calle Doctor Díaz Munio se debatían ayer entre la incertidumbre y la impaciencia por saber cuándo podrán dejar las casas de familiares o los hostales donde se hospedan desde hace casi una semana. «Tenemos muchas ganas de volver. Llevamos días de un lado para otro y estamos cansados», suspiraba Javier Capetillo, del 18 A.

Los propietarios de los garajes llevaron también a la reunión las matrículas de sus coches anotadas para pedir el Ayuntamiento tarjetas provisionales de aparcamiento.

Extraído de: elcorreodigital.com

Apuntalan los pilares de los cuatro bloques de Castro dañados por el fuego