lunes. 04.03.2024

El alcalde de Castro, imputado por prevaricación junto a otros tres concejales de la actual Corporación y tres de la anterior, insiste en que él no ha hecho «nada». Convencido de que es un caso «más que menor» que debería haberse llevado «con más discreción y respeto», lo que a Fernando Muguruza le preocupa es la repercusión que el asunto pueda tener sobre su figura como primer edil. Opina que la cobertura mediática ha sido «desproporcionada» y que se está «cometiendo una injusticia» con él. En cualquier caso, cree que el «daño está hecho». «Ya no hay quien limpie mi buen nombre», se duele.

-¿Cómo está viviendo los acontecimientos de los últimos días?

-Se supone que es una acción judicial que, como se ha dicho, está bajo secreto de sumario, y resulta que tenemos a la Policía sacando expedientes y a todos los medios de comunicación haciendo fotografías mientras los sacan. ¿Pues vaya un secreto! ¿Quién está informando a los medios para que esto salga a la luz? ¿Con qué intencionalidad? Porque, aunque al final todo este proceso quede en nada, como va a a quedar, y se demuestre que no hay prevaricación, el daño a la Corporación municipal, al buen nombre de Fernando Muguruza y al de la propia ciudad de Castro Urdiales, ya está hecho. De eso no nos resarce nadie.

-¿Le preocupa lo que pueda revelar la investigación?

-En absoluto. Yo no he actuado con la más mínima intención de enriquecerme, ni de beneficiar a nadie, ni de perjudicar a un tercero. Es decir, los tres argumentos que podrían sustentar una actitud injusta y prevaricadora en un político. Nada de eso ha sucedido nunca en los cinco años que llevo de alcalde. La tramitación administrativa es ardua, extensa. ¿Que la quiere ver el señor juez? Pues que la vea. El Ayuntamiento ofrece toda su colaboración, pero con discreción y respeto, porque ni siquiera los jueces pueden perder el respeto a los alcaldes.

-¿Siente que le han perdido el respeto?

-Me temo que podría darse el caso de que se pierda por la línea que vamos. Porque, de hecho, mi buen nombre ya está en entredicho. Y eso es injusto. Una acción judicial no puede tener una conclusión injusta, ¿no? Y la está teniendo: mi buen nombre está en entredicho y ya no hay quien lo limpie.

-¿Estima que le han juzgado antes de tiempo?

-Vamos a ver: ¿A qué se debió que el PRC (partido del que fue expulsado) perdiera apoyos en las últimas elecciones? Fundamentalmente a este ataque mediático, a éste estar todos los días en la prensa con cosas que no se demostraron. Pero al ciudadano siempre le queda la duda; y, ante la duda, no te van a dar su confianza. Mediante la simple denuncia ya se está consiguiendo un fin político: hacer daño al rival. Es lo más antidemocrático que puede existir en un país.

-¿Es consciente de que no son pocos los que veían venir algo así, debido al gran crecimiento urbanístico que ha experimentado la ciudad?

-Estamos hablando de que hemos arreglado un túnel de Mioño, no caigamos en la trampa de dar por bueno que se veía venir algo más. Insisto, no ha habido ninguna actuación, que yo me haya enterado, en el Ayuntamiento de Castro con ánimo prevaricador. El ciudadano de Castro sabe lo que es el túnel de Mioño, quién es Fernando Muguruza y quiénes son los componentes del equipo de gobierno. Sabe que somos personas normales y honradas. Que no nos hemos enriquecido, que seguimos teniendo nuestras hipotecas y que nada de eso es cierto.

-¿Cómo cree que justifican entonces lo que ha ocurrido?

-La ciudadanía entiende que esto tiene un trasfondo de ataque político desde el Gobierno regional. Hoy por hoy, lo único que se está encausando es lo del túnel de Mioño y a mí me toca de refilón, porque yo no contraté el proyecto ni estuve en la obra, ni me enteré de cómo se había hecho el proceso hasta que pagué la factura. Y di orden de que se pagara, incluso con el reparo del interventor. Éste fue uno de los miles de expedientes que había en el Ayuntamiento y que el alcalde no tiene la obligación de conocer al detalle, aunque sea el responsable final.

-Pero el juez ha ampliado la investigación, a raíz de la documentación requisada, también a otros proyectos, como los de la zona del Alto de la Loma, porque detectó nuevos hechos que podían ser constitutivos de delito...

-Yo no tengo preocupación por nada, porque no he hecho nada. Hombre, que tu nombre esté en entredicho es desagradable. Insisto en que la injusticia se está cometiendo con Fernando Muguruza por poner en entredicho siempre su nombre. Eso no es justo.

-No es la primera vez que investigan la gestión del Consistorio castreño.

-En su día estuvo la auditoría ordenada también por el PSOE, que es quien manda los auditores desde Madrid. Aquí estuvieron dos años revolviéndonos todos los papeles, y cuando no han encontrado nada, punto, se acabó. Investigaron lo que querían y se terminó el problema. Lo que no es justo es que se ponga en entredicho el buen hacer ni el buen nombre de los servicios y políticos municipales.

-Llama la atención que uno de los promotores de la demanda original sea Rufino Díaz Helguera, entonces edil no adscrito expulsado del PSOE y ahora uno de sus socios de gobierno bajo las siglas de AxC.

-Cuando se le ha explicado todo porque, evidentemente, la relación personal que puede haber ahora con Rufino es mucho más cercana, y ha visto los documentos, ha entendido que aquí no hay sustancia. Y lo tiene muy claro.

-Sostiene que el PSOE y el PRC mantienen una actitud mezquina desde que saltó la noticia...

-El PSOE demuestra una actitud inmoral. No juega limpio, lo que tampoco es novedad. Su comportamiento es mezquino, de poca catadura moral. No tiene argumentos. Es tan evidente el ánimo de hacer daño del PSOE y el Partido Regionalista, que eso es lo escandaloso. El señor Revilla no puede decir que algo habré hecho. Eso es infame, mezquino, rastrero, de baja catadura moral, impropio de un presidente de Gobierno, pero esperable en él.

Extraído de: eldiariomontanes.es

«Ya no hay quien limpie mi buen nombre»