martes. 28.05.2024

Por primera vez, la comunidad autónoma donde reside el paciente no marca la pauta en Vizcaya y Cantabria. La distancia kilométrica del centro sanitario respecto al lugar de residencia ha adquirido una mayor importancia. Todo, porque las consejerías de Sanidad de ambas regiones firmaron el 29 de julio en Santander un convenio para repartirse la atención sanitaria en los municipios limítrofes. El acuerdo establece que los habitantes de la localidad cántabra del Valle de Villaverde utilizarán a partir de ahora las instalaciones vizcaínas -más cercanas a sus domicilios-, mientras que los residentes en Lanestosa harán lo propio en el territorio vecino.

En base a la nueva normativa, los complejos de Zalla y Balmaseda prestarán el servicio de pediatría y atención primaria a las personas censadas en el Valle de Villaverde. Para visitar a la mayor parte de los especialistas, el recinto de referencia será el ambulatorio de Ortuella, con el apoyo de otros centros como los de Areatza y Deusto. Los hospitales de Cruces y Basurto quedarán como recurso en caso de que la dolencia así lo requiera.

A su vez, los residentes en Lanestosa serán atendidos en la cercana localidad de Ramales de la Victoria. El traslado en ambulancia en caso de urgencia también correrá a cargo del Servicio Cántabro de Salud.

Riesgo vital

El convenio se mantendrá en vigor hasta el 31 de diciembre y podrá ser renovado automáticamente al término de cada ejercicio. Durante el primer trimestre del año de vigencia, una Comisión de Seguimiento efectuará una valoración del coste de las actuaciones y, en su caso, aprobará compensaciones económicas.

Tanto el consejero de Sanidad del Gobierno vasco -Gabriel Inclán- como el cántabro -Luis María Truán- aprovecharon su encuentro para sellar asimismo un protocolo de coordinación de emergencias. Ese pacto oficializa una práctica que, por razones humanitarias, se lleva realizando desde hace años: el traslado a Cruces de los pacientes que se hallen en Castro y pudieran sufrir «un riesgo vital». Los centros coordinadores de urgencias de ambas comunidades deberán dar su conformidad antes de efectuar el ingreso.

Extraído de: elcorreodigital

Vizcaya y Cantabria se reparten a los pacientes de sus municipios limítrofes