jueves. 29.02.2024

Ayer corrieron por la localidad de Castro Urdiales todo tipo de

rumores, comentarios y especulaciones sobre un presunto intento de

retención que habría sufrido el jueves por la mañana por el secretario

municipal, José Manuel Ballesteros. Dicho incidente, además, podría

haber sido el causante del ataque de ansiedad que le llevó a ser

atendido en el Hospital Comarcal de Laredo.
Lo que ha podido constatarse es que ayer por la tarde no había sido

presentada ninguna denuncia sobre los citados hechos. Éstos,

supuestamente, habrían consistido en que, cuando el funcionario

municipal caminaba hacia la estación de autobuses de Brazomar, dos

personas habrían intentado subirle, contra su voluntad, a un coche de

color gris. Los supuestos hechos habrían sucedido a la altura de la

fábrica de anchoas `Lolín´.

Al parecer, Ballesteros habría huido

tras un forcejeo del presunto 'intento de retención', y llegado, según

han asegurado testigos presenciales, por su propio pie hasta el Centro

de Salud de Castro Urdiales con un fuerte ataque de ansiedad hasta

llegar a convulsionar visiblemente. También afirmaron las mismas

fuentes que existen partes médicos del ambulatorio castreño y el

Hospital Comarcal de Laredo que atestiguan el grave estado de salud del

funcionario.

Este periódico constató ayer que el secretario

municipal está de baja laboral y que no acudirá hoy al pleno convocado

para las ocho de la mañana. Cabe recordar que el pasado jueves, el

alcalde aseguró que no quería que se interpretara «que los problemas de

salud del funcionario los sufre por el Ayuntamiento de Castro, sino más

bien, el Consistorio padece a Ballesteros».

Hechos graves

La

Junta de Personal del Ayuntamiento de Castro Urdiales anunció ayer a

través de un comunicado la convocatoria de movilizaciones y una

manifestación «en solidaridad con los casos de maltrato laboral y acoso

que padecen trabajadores y funcionarios municipales».

El anuncio

de los actos de protesta se producen como reacción a la situación del

secretario municipal. Antonio Alonso, presidente de la Junta-Comité de

Personal, aseguró ayer en nota de prensa que «consideramos la situación

del Ayuntamiento extremadamente grave. Por eso, lo denunciamos ante la

opinión pública para que participen en las movilizaciones y

manifestación si lo consideran oportuno». Está previsto también que los

trabajadores del Ayuntamiento de Castro Urdiales celebren una asamblea

el próximo lunes en la Casa del Mar. En esta reunión, los

representantes sindicales informarán sobre «el acoso laboral que sufren

algunos funcionarios».

Cabe reseñar que la Junta de Personal

junto con algunos concejales de la oposición y la asociación

'Iniciativa por Castro' respaldaron hace casi un mes la petición de

amparo de Ballesteros. El secretario municipal afirmaba «tener miedo

del edil Salvador Hierro (IU) y no sentirse libre para ejercer su vida

profesional y personal en el municipio castreño». Concejal y

funcionario cruzaron sendas denuncias y el alcalde, Fernando Muguruza,

le denegó su amparo al considerar que «no existía peligro de agresión».

Días después, Ballesteros denunció de nuevo al edil de IU . Hierro le

respondió con una nueva denuncia y un día después fue Muguruza quien

recibió una nueva denuncia interpuesta por el secretario municipal por

presuntos delitos de prevaricación y coacción.

Sesión plenaria en el aire

La baja laboral por motivos de salud del secretario municipal, José

Manuel Ballesteros, deja en jaque de nuevo la sesión plenaria de

octubre. El pleno, convocado para hoy, a las ocho de la mañana, ha de

celebrarse aunque no lleguen a debatirse los puntos de la orden del

día. Para que el pleno se celebre, el Ayuntamiento debe haber

encontrado a un habilitado nacional para poder desempeñar las tareas de

la Secretaría o bien, la sesión deberá retrasarse una semana hasta que

alguien capacitado para poder realizarlas reciba el visto bueno del

Colegio de Secretarios, Tesoreros e Interventores de Cantabria y la

Dirección General de Administración Local.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Un incidente no aclarado pudo causar el ataque de ansiedad del secretario