miércoles. 28.02.2024

No sorprendió a nadie. La sesión plenaria del Ayuntamiento de Castro

Urdiales correspondiente al mes de octubre se abrió para cerrarse pocos

minutos después. A las ocho de la mañana, en la sala de plenos, lejos

de comenzar el pleno hubo una tensa espera. Fernando Muguruza

permanecía de pie, mirando el reloj a la espera de la llegada del

secretario, José Manuel Ballesteros, que no se produjo, como ya había

adelantado este periódico. El regidor municipal indicó que «ante la

ausencia del secretario municipal, no se celebra la sesión».
Acto seguido, y de manera breve pero contundente, Muguruza decía

públicamente que «nos sentimos desatendidos y desamparados por la

Administración a la que hemos pedido que nos atendiera». Minutos

después, el alcalde regionalista atendió a la prensa en la antesala de

su despacho y matizó que el 'desamparo' denunciado hacía referencia a

la Dirección General de Administración Local. En opinión del máximo

responsable del equipo de gobierno (PP, PRC e IU), «los ayuntamientos

tenemos la obligación de aceptar funcionarios habilitados nacionales y

la Administración Pública el derecho de ponerles, pero los derechos

conllevan obligaciones como sustituirles en casos como éste».

Cabe

destacar que la madrugadora sesión contó con dos personas entre el

público, una reducida presencia de los medios de comunicación y a la

ausencia del responsable de la Secretaria municipal hay que sumar la

del interventor. En lo que se refiere a los miembros de la Corporación,

asistieron los nueve ediles no adscritos y únicamente un concejal de

cada grupo político: Fernando Muguruza (PRC), José Miguel Rodríguez

(PP) Santiago Vélez (IU) y María Ángeles Blanquet (PSOE). Después de la

intervención del alcalde, que se prolongó por espacio de dos minutos,

se cerró la sesión.

Como adelantó ayer este periódico, según la

legislación actual, la posibilidad de que el pleno celebrado ayer

saliera adelante era nula. No había tiempo material para conseguir a un

habilitado nacional que desempeñase las tareas de la Secretaría. Si

José Manuel Ballesteros continua de baja cabe la posibilidad de que la

Corporación busque a una persona capacitada para poder asumir las

funciones de secretario. Esta persona debe recibir, previamente, el

visto bueno del Colegio de Secretarios, Tesoreros e Interventores de

Cantabria y la Dirección General de Administración Local.

Teatro y circo

Por

otra parte, la oposición compartió sus valoraciones sobre «el teatrillo

de esta sesión plenaria», como lo calificó la concejala Elisa Dopico

(ex PP) quien denunció que «aún se ponga en duda el estado de salud del

secretario que ha

estado ingresado». Por su parte, el ex

alcalde Rufino Díaz Helguera afirmó que en sus cerca de veinte años de

actividad política «jamás había visto este tipo de actitudes como las

que muestra el equipo de gobierno». El líder de Iniciativa por Castro

indicó que no entrará a cuestionar «el estado físico o psicológico de

nadie» pero criticó que «lo haga el alcalde, también médico y payaso

mayor del circo, algo que no es de recibo».

De nuevo, el secretario

Aunque no esté presente, la vida municipal castreña parece girar en los

últimos tiempos en torno al secretario en funciones, José Manuel

Ballesteros, que se encuentra de baja por enfermedad, según ha

constatado este periódico. Ayer Fernando Muguruza, alcalde de Castro

Urdiales (PRC), destacó esta ausencia para justificar la suspensión de

la sesión que, al haber sido convocada, debía celebrarse. Sin embargo,

no se pronunció sobre otras ausencias, ni siquiera la de Salvador

Hierro (IU), quien no llegó a sentarse en su escaño y permaneció en

Alcaldía.

«Ballesteros no ha venido. Desconocemos si está de

baja», dijo el alcalde. Más tarde, reconoció que por convenio tiene

tres días para presentar el parte de baja aunque criticó «la falta de

consideración del funcionario municipal hacia la Corporación».

Extraído de: eldiariomontanes.es


Suspendido, por segunda vez, el pleno ordinario del mes de octubre