domingo. 27.11.2022

Fernando Urruticoechea fue interventor en el Ayuntamiento de Castro Urdiales entre los años 2001 y 2006. No obstante, estuvo de baja psicológica alrededor de un año y medio debido al “estrés postraumático” que le provocó su particular cruzada contra la corrupción en Castro.

Urruticoechea fue el principal precursor de las denuncias contra la corrupción en el Consistorio castreño. Y es que, según él, en Castro existía “una trama de corrupción con todos los partidos políticos cántabros implicados”.





Sólo en los primeros dos años tras su llegada al Consistorio castreño, Urruticoechea elaboró 400 informes internos en los que denunciaba diversas irregularidades en la gestión dentro del Ayuntamiento, pero no fue hasta 2004 cuando comenzó a presentar denuncias ante la Fiscalía.

Una de las imágenes más conocidas del ex interventor se produjo en 2009. Urruticoechea ofreció una rueda de prensa en una de las aulas del Instituto Ataúlfo Argenta para denunciar el “saqueo” que se estaba realizando de las cuentas públicas en Castro. En ella, Urruticoechea mostró una camisa de presidario y se preguntaba con sarcasmo quién sería el primer político castreño en lucirla.

{youtube}8GWpSegmElI|480|360{/youtube}

En esta misma rueda de prensa, Fernando Urruticoechea llegó a pedir la disolución del Ayuntamiento de Castro Urdiales como “única solución” a la trama de corrupción que afectaba a toda la Corporación municipal. Justificó su petición comparando el Ayuntamiento de Castro con el de Marbella, disuelto por el Consejo de Ministros: “el incumplimiento sistemático de la legalidad, la inactividad del Ayuntamiento y la situación procesal de distintos cargos también se dan en el caso de Castro”.

En la legislatura 2003/2007 gobernaba en Castro un tripartito compuesto por PRC (Fernando Muguruza), PP (Jose Miguel Rodríguez López “KyK”) e IU (Salvador Hierro). Antes, en la legislatura anterior, Urruticoechea había mantenido una relación “muy estrecha” con alguno de los componentes de la Corporación, con quienes compartía una función de control de la legalidad del equipo de Gobierno que les precedió.

Él mismo lo reconocía: “pensé que la nueva Corporación iba a cumplir lo que había dicho y la senda de la legalidad, como habían prometido en las elecciones”. En lugar de eso, se encontró con “puntos de inflexión” que le hicieron ver que se iban a comportar igual que el anterior equipo de Gobierno, pero de forma “más despótica”.

Fernando Muguruza, alcalde durante esos años, impidió al ex interventor reincorporarse a su trabajo tras una baja médica en 2006. Alcaldía pedía la opinión del facultativo de la aseguradora pese a que Urruticoechea presentaba el documento de alta médica de su médico de cabecera.

En marzo de ese mismo año, la Policía Local por orden de Muguruza obligaba al interventor municipal a abandonar el salón de plenos tras un intenso debate sobre la auditoría de las cuentas correspondientes al periodo 1999-2002.

Jose Miguel Rodríguez, concejal de Hacienda durante esa legislatura, tampoco mantuvo una relación cordial con Urruticoechea. Según “KyK”, el ex interventor era un “incompetente” que no sabía “ni cerrar una cuentas, ni unos presupuestos”. Además, definió a Urruticoechea como “un maestro de las bajas por enfermedad y que estuvo cuatro años cobrando y uno trabajando”.

En el año 2003 el Pleno de Castro Urdiales llegó a debatir una propuesta –que finalmente no prosperó– para separar a Urruticoechea del servicio municipal por cometer faltas muy graves en el desempeño de sus funciones.


SIGUEN LAS POLÉMICAS

En la actualidad, Urruticoechea ejerce sus funciones como interventor en el Ayuntameinto de Crevillent (Valencia). Tampoco allí se ha librado de las críticas. El propio alcalde de Crevillent, César Asencio, denunció que “los incumplimientos y retrasos en el trabajo del interventor municipal Fernando Urruticoechea están ocasionando perjuicios a la gestión del Ayuntamiento”. Y es que en mayo de este año el Ayuntamiento valenciano era uno de los pocos que todavía no había remitido la liquidación del presupuesto de 2012 al Ministerio de Hacienda.


“ÚLTIMO UROGALLO”

La asociación ecologista ARCA concedió en 2009 su premio “Último Urogallo” al ex interventor del Ayuntamiento de Castro Urdiales por la “lucha” contra la corrupción urbanística en el municipio.


/Iván Llamosas. Fotografía: El Diario Montañés.

¿Quién es Fernando Urruticoechea?