lunes. 15.04.2024

Los concejales, no adscritos, del Consistorio castreño, Teresa Pérez Barreda y Pedro Vicente Olano, han señalado que “en el ejercicio de nuestra legítima labor de oposición y cumpliendo el compromiso adquirido con nuestros votantes en particular y con todos los ciudadanos en general, en su día interpusimos Contencioso Administrativo, contra el acuerdo del Ayuntamiento, Pleno del seis de junio de 2004, por el que se aprobó el Convenio Urbanístico de Gestión, suscrito por las mercantiles Castro 2000 Promociones S. L. y Martín del Río Construcciones S. L. Fundábamos nuestro escrito en que el acuerdo era contrario al PGOU vigente y en que, en el fondo, suponía un importante enriquecimiento del empresario que los suscribía”.


Los concejales no adscritos recuerdan que el convenio urbanístico “enriquece a los empresarios”

“Los Tribunales de la Jurisdicción Contencioso Administrativa finalmente, en contra de nuestro escrito, han resuelto confirmando la legalidad del citado Convenio Urbanístico y desestimando nuestras pretensiones. Acatamos, aunque no compartimos, la sentencia y queremos, ahora como entonces, en el ejercicio de la función pública que los ciudadanos nos han conferido, dejar claros una serie de extremos ante la opinión pública, con los datos siguientes: Las escaleras y el llamado ascensor urbano de conexión entre la calle Leonardo Rucabado y la Avenida de La Libertad (Barrio de Santa Catalina) se debieron haber construido con fondos públicos y con cargo al Ayuntamiento de Castro Urdiales, no con fondos privados a cambio de contraprestaciones difícilmente controlables. Para esta clase de cosas están los fondos públicos y no para otras.

El propio convenio suscrito entre el Ayuntamiento y las empresas citadas, encierra un importante desequilibrio financiero a favor del empresario por los siguientes motivos; las prestaciones a que las empresas se comprometían se valoran en 187.550,93 euros (31,2 millones de las antiguas pesetas), resultantes de la suma de los 97.398,59 euros del Presupuesto de Ejecución del ascensor formulado por las citadas empresas y los 90.151,80 euros a que ascienden las rentas condonadas al Ayuntamiento. De otra parte, los rendimientos que las mismas empresas obtienen de la operación, son los siguientes: liquidación de la tasa de licencia e ICIO, al girarse sobre el proyecto básico y no sobre el de ejecución, hay un ahorro de 54.308 euros. Al accederse al garaje desde la calle Leonardo Rucabado, la promotora ha obtenido 80 m2 de uso residencial y 7 parcelas de garaje adicionales, ahorrándose, además, la construcción de la rampa superior, todo lo cual le reporta un beneficio de 489.000 euros (81,3 millones de las antiguas pesetas)”.

“La obra sube el precio de las viviendas en 6.000 euros”

Asimismo, los concejales expusieron que teniendo en cuenta “que, además, al accederse ahora al edificio desde una arteria principal de Castro Urdiales, los precios de las viviendas son más altos, es razonable pensar que se haya obtenido un beneficio de 168.000 euros (un incremento aproximado de 6.000 euros por vivienda). El resultado es muy claro, hay un saldo favorable a las empresas de 523.738 euros al que, además, habría que añadirle los 378.000 euros que se obtienen de que ahora es posible construir 14 parcelas de garaje más, es decir, el empresario obtiene un beneficio total de 901.758 euros (150 millones de las antiguas pesetas). Queda pues claro el beneficio que el empresario obtiene de lo que al Ayuntamiento de Castro Urdiales no le iba a costar nada. Es cuanto queremos poner en conocimiento de los ciudadanos que confiaron en nosotros y a los que creemos no defraudar, poniendo en su conocimiento todo lo antedicho y dejando, una vez más, claro que los vecinos podían haber tenido sus accesos hechos hace más de dos año si no se hubiese pensado más en favorecer los intereses del empresario que no ha regalado nada y sí se ha lucrado. Siguen sin explicar por qué no se han buscado soluciones como colocar escaleras mecánicas”.

Extraído de: elalerta.com

Pérez y Olano critican la sentencia favorable a Castro 2000 P. y Martín del Río