lunes. 30.01.2023

No hay día en Castro Urdiales que no nos acostemos con la incertidumbre de pensar en ‘que nos podemos encontrar al día siguiente en nuestro querido municipio’, pues parece ser que ya es rutina despertarnos y al leer la prensa encontrarnos con un supuesto nuevo caso de corrupción urbanística. Si esta semana somos nuevamente portada en la revista Interviú por una supuesta tapadera por parte del Ayuntamiento mediante una empresa de suministros eléctricos, y Fernando Urruticoechea daba esta mañana una nueva rueda de prensa en Madrid sobre la supuesta corrupción urbanística en Castro Urdiales, el juez Luis Acayro Sánchez nos volvía a sorprender con un nuevo caso de investigación sobre la Unidad de Ejecución 3.3, sita en la calle San Juan en pleno casco histórico de Castro.

Con relación a este tema, el Juez Acayro Sánchez ha pedido a la Consejería de Obras Públicas del Gobierno cantabro, el expediente con relación a la solicitud de autorización para construir por parte de la empresa Construcciones Quinorsa SL. También ha solicitado a la Delegación Provincial de Costas que informe sobre el alcance de la servidumbre de protección de costas que afecta a esta unidad de ejecución y las condiciones de desarrollo que se podrían realizar en la misma.

El instructor que lleva el caso también ha solicitado al Colegio de Arquitectos de Cantabria, que le informe si se ha presentado algún proyecto relacionado con esta unidad y si el mismo fue aprobado. También ha solicitado al Ayuntamiento de Castro Urdiales que remita el expediente con relación a la licencia de obras concedida a Construcciones Quinorsa SL.

Este estudio de la Unidad de Ejecución 3.3 del Plan Especial de Protección del Casco Histórico Artístico, fue aprobado en una sesión del pleno cuando Rufino Díaz Helguera aún era Alcalde de Castro Urdiales en su última legislatura, el 10 de mayo de 2002. A pesar de todo ello, la verdad es, que actualmente en esa unidad de 833 metros cuadrados no hay actualmente ningún edificio construido ni en construcción. Solamente hay material de obras, un invernadero y un vehículo abandonado.

Nuevo caso de investigación por parte del juez Luis Acayro Sánchez