lunes. 30.01.2023

La apuesta es firme. El Ayuntamiento de Muskiz recurrirá finalmente a

una norma de hace casi dos siglos para ampliar sus límites hasta la

pedanía de Ontón, en Castro. El anuncio, que llega en plena negociación

oficial del deslinde, responde al «desinterés» que, al parecer, ha

mostrado el Consistorio cántabro por alcanzar un acuerdo sobre las

fronteras. Ambas corporaciones afrontan hoy su segunda y definitiva

reunión formal, una cita que a tenor de estas intenciones se presume

baldía.
El Ayuntamiento de Muskiz basa su decidida apuesta en un documento que

aprobaron con rango de ley las Cortes Generales para definir los

límites provinciales de España en 1830. «Es la última referencia

oficial al respecto», asegura el alcalde, Gualber Atxurra. El histórico

texto ampliaba el territorio vasco hasta el río Sabiote, cauce que

atraviesa las pedanías cántabras de Ontón y Baltezana. Fue una zona que

perdió Vizcaya durante la segunda guerra carlista, en la que se

destruyeron los mojones para construir trincheras.

El

Consistorio minero, como ya adelantó en octubre, ha tomado la

conflictiva decisión tras comprobar la imposibilidad de alcanzar un

acuerdo con Castro sobre el deslinde. «Queríamos un pacto de caballeros

que respetase los usos y costumbres de la zona, pero nos hemos

encontrado con una postura enconada y cerrada a la negociación»,

asegura Atxurra. De hecho, el Ayuntamiento de Castro insiste en

reclamar a Muskiz 300 hectáreas, aunque en base al histórico documento

podría perder el doble de terreno.

Si ambas corporaciones

cierran la reunión definitiva de hoy sin alcanzar un acuerdo, como es

previsible, deberán enviar sus actas de disconformidad al Ministerio de

Administraciones Públicas, órgano que estudiará la documentación

presentada y fijará las fronteras. La decisión oficial, no obstante,

podrá recurrirse ante la justicia. «Entendemos que el Gobierno avalará

nuestra postura, pero si no es así acudiremos hasta donde haga falta

para reclamar los límites que por historia nos corresponden», asegura

el alcalde de Muskiz.

Disputa histórica

En

cualquier caso, el deslinde entre Vizcaya y Cantabria no tendrá una

solución a corto plazo. Tampoco la discrepancia sobre sus límites es

reciente. La confrontación entre ambas provincias por el dominio de los

terrenos es histórica, si bien el debate sobre las fronteras se reabrió

en 2006, tras casi tres décadas sin contactos. Fue el Ayuntamiento de

Castro el que reclamó entonces a Muskiz parte del territorio, aunque

ambas corporaciones acordaron constituir una mesa de diálogo para

abordar el problema.

Las dos delegaciones se reunieron por

primera vez en Muskiz el pasado 15 de diciembre, aunque el encuentro

sólo sirvió para comprobar la dificultad de alcanzar un acuerdo.

Extraído de: elcorreodigital.com

Muskiz recurrirá a una norma de 1830 para ampliar sus límites hasta Ontón