jueves. 18.07.2024

El alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, ha acusado hoy al juez que instruye las distintas causas abiertas contra él por prevaricación y delitos urbanísticos de querer "quitarle de en medio como sea" y de "sacarse de la manga" medidas como retirarle las competencias de urbanismo y contratación.


El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Castro Urdiales, Luis Acayro Sánchez, acordó el viernes pasado inhabilitar cautelarmente a Muguruza para tomar decisiones en materia de urbanismo, dentro de las investigaciones abiertas respecto a las supuestas irregularidades cometidas al autorizar una urbanización en La Loma, en la pedanía de Santullán.

En una improvisada rueda de prensa celebrada esta mañana, Fernando Muguruza ha dicho que "no descarta" que el juez Sánchez y los "malabarismos" que, en su opinión, "hace con las leyes" consigan inhabilitarle totalmente como alcalde o incluso lograr que ingrese en prisión.

"Nadie puede discutir las decisiones de un juez", ha recordado el regidor, quien ha apelado en varias ocasiones al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), César Tolosa, frente al acoso que dice estar sufriendo.

Muguruza ha dicho que no tiene "ningún miedo" a ir a la cárcel, aunque ha reconocido que tiene que ser una experiencia "muy dura".

También ha expresado su sospecha de que, en su caso, el juez Luis Acayro Sánchez no se conformará con que pase unas noches en el calabozo -como le ha ocurrido a otros imputados en las supuestas irregularidades detectadas en la gestión del Consistorio-, sino que tendrá pensado "algo más duro" para él.

El alcalde de Castro Urdiales ha añadido que tiene "muy claro" que la intención del juez es "quitarle del medio como sea" y que, ante la imposibilidad de hacerlo por los recursos "legales oportunos", tiene que "sacarse de la manga" medidas como la suspensión parcial de sus competencias como cargo público.

A pesar de que la manera en que se le han retirado estas competencias se le "antoja inconstitucional", ha explicado que por el momento no se plantea tomar ninguna acción legal contra esa medida, ya que, según ha dicho, para cuando un tribunal le dé la razón, él ya no será alcalde.

"Todos sois conscientes en el país en que vivimos, con sus ventajas y sus inconvenientes. Se intente mirar lo que se intente mirar, llegado el año 2011 yo ya no estaré aquí. Cuando quisiera un tribunal tomar una decisión sobre estos aspectos el daño ya estará hecho", ha aclarado.

Dada esta situación, el alcalde ha añadido que "no sabe" si personalmente le interesa reclamar que se estudie la posible inconstitucionalidad de esta medida, por lo que se limitará a denunciarlo a "los cuatro vientos", ya que "le consta" que hay "mucha gente" en Castro Urdiales "plenamente convencida de la verdad de sus palabras" y que sabe de la existencia de esta "persecución político-mediático-judicial".

En su opinión, no tendría que ser él quien reclamara esta decisión judicial, sino que debería de ser un "automatismo del propio sistema democrático".

Ha argumentado que si él como regidor municipal tuviera la suficiente autoridad sobre la Policía Local para mandar a unos agentes detener al juez, los mecanismos de defensa judiciales se activarían automáticamente, un hecho por el que le resulta "sorprendente" que, sin embargo, se pueda meter a un alcalde en la cárcel sin que éstos mismos salten.

Sobre quién asumirá las áreas que le han sido retiradas, Muguruza ha dicho que lo decidirá con el resto del equipo de gobierno -algo para lo que aún no ha tenido tiempo-, si bien ha señalado que tiene "bastante claro" que las competencias en Contratación recaigan, como es "lógico", en el edil de Hacienda, José Miguel Rodríguez (PP).

Sin embargo, en materia de Urbanismo ha señalado que no lo tiene decidido aún.

El alcalde ha vuelto a defender su inocencia y ha señalado que su imputación por las supuestas irregularidades urbanísticas en La Loma se tendrían que resolver en un Juzgado de lo Contencioso-Administrativo y no por la vía penal, al menos no hasta que se demostrase que éstas existen y que se llevaron de manera intencionada.

Ha vuelto a atacar al juez que instruye las múltiples causas que tiene abiertas con las Justicia y ha reiterado que tiene una "obsesión enfermiza", un "claro interés en hacerle daño" y una motivación "personal" que, a su juicio, debería ser analizada "por un psicólogo".

Ha asegurado que el auto de Luis Acayro Sánchez incurre en "muchas mentiras" y contiene afirmaciones que, según Muguruza, el propio juez "sabe que son falsas" para mantener su acusación contra él, a pesar de los datos que le han aportado en sus declaraciones los técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento.

También ha defendido que las actuaciones urbanísticas en La Loma obedecen a planes parciales y a recalificaciones realizadas antes de su llegada a la Alcaldía en 2003.

Muguruza acusa al juez de pretender "quitarle de en medio como sea"