sábado. 15.06.2024

Ayer jueves, los responsables del equipo de Gobierno del Consistorio castreño, esperaron durante una hora, de 10,00 a 11,00, a los representantes del Grupo Eroski que, al final, no se presentaron en el salón de actos del Consistorio como, al parecer, estaba previsto, circunstancia que el alcalde, Fernando Muguruza Galán explicaba indicando qeu “estábamos citados para tratar del 10% del aprovechamiento y otros asuntos relacionados con el convenio existente entre ambas partes, Ayuntamiento-Eroski, y que una reciente sentencia declaró válido, es decir, vigente”.

 “Esta reunión se convocó a petición del propio Grupo Eroski”. “Nuestra intención es avanzar las cosas administrativas que, como todo el mundo sabe, son muy lentas, así como ir avanzando etapas, por lo que vimos bien reunirnos con Eroski para intentar, en cierto modo, aclarar la situación de los aspectos que están sin cumplir de ese convenio; no solamente lo referente a ese 10% que supone para el Ayuntamiento casi 900.000 euros por sentencia judicial, cuando Eroski pretendía pagar solamente un total de 41.000 euros”.

Continuó Muguruza indicando que “realmente es una lástima que los responsables de Eroski no hayan acudido porque nuestra agenda está también muy complicada y máxime cuando se tratan asuntos de importancia, éste y todos los demás, es necesario y conveniente que haya una participación suficiente de los grupos políticos de manera que, como en esta ocasión, estamos los portavoces del equipo de Gobierno y eso sería lo adecuado, que siempre estuviéramos reunidos para solventar temas de calibre importante, que estemos los tres y no es tan fácil reunirnos los tres porque cada uno tenemos nuestras ocupaciones y cada vez puede ser más complicado. Supongo que Eroski alegará algo por esta no presencia, aunque, también, esperábamos algún aviso a esta no comparecencia”.

José Miguel Rodríguez recordó que “era muy importante esta reunión porque hay que tener en cuenta que el convenio que firmamos, Ayuntamiento-Eroski, el año 2001, incluye tres cláusulas muy importantes; la 9ª que se refiere a la incorporación de personal comercial local para los puestos de trabajo; la 10ª referente a actividades culturales que tiene que desarrollar Eroski en este Ayuntamiento; y la undécima en la que se habla de apoyar la actividad deportiva, desarrollo, equipamientos, para lo que estaban destinados 60.000 euros (10 millones de las antiguas pesetas) para el nuevo Estadio Municipal de Riomar, más 180.000 euros (30 millones de las antiguas pesetas), para unas nuevas instalaciones deportivas a construir en la APD-2.

Es decir, un convenio que Eroski ha pretendido que lo anulara el juez, felizmente sin conseguirlo, porque la sentencia ha dicho que es legal y por ello continúa vigente. Esperaba que Eroski hubiera venido para decirnos que ahora van a cumplir el convenio, cómo se va a canalizar, quién lo va a fiscalizar y quién lo va a controlar”. Rufino Díaz Helguera comenzó diciendo que “estamos ante un convenio que ata a dos partes, una entidad privada como es Eroski y a una institución pública que es el Ayuntamiento de Castro al que todos representamos. Entonces el Ayuntamiento está para defender el interés general. Si la parte privada se plantea ir en contra de lo que firmamos hace seis años es que algo no anda bien, median sentencias que reconocen, como ha dicho el alcalde y el concejal de Hacienda, aspectos o da razón a cada una de las partes que es de lo que se trataba”.

Defender a los ciudadanos.

“De hecho significar, una vez más, que esta reunión no ha sido convocada a iniciativa del Ayuntamiento sino que la pidió Eroski. Debe tener en cuenta todo el mundo que el equipo de Gobierno necesita el tiempo para otras cosas pero, bueno, vamos a ocupar la mañana, ya que no se han presentado, en desarrollar aspectos también de interés general y seguiremos esperando pero, lógicamente, nosotros estamos aquí donde nos ha puesto la ciudadanía para defender los intereses de la sociedad castreña y esos deben prevalecer, desde el respeto a la Ley. La parte privada ha ido sustanciando o sacando adelante su provecho económico, que es de respeto, pero nadie entiende que sea la propia empresa privada la que vaya contra ese convenio que le ha posibilitado desarrollar una actividad comercial, y por eso estamos aquí, seis años después, defendiendo ese convenio y, sobre todo, la interpretación más favorable para los intereses generales de Castro Urdiales”.

Extraído de: elalerta.com

La reunión prevista entre el equipo de Gobierno y Eroski no pudo celebrarse ayer