viernes. 19.07.2024

El Gobierno vasco defendió hoy que las restricciones para la pesca con arte de cerco en aguas interiores tienen como objetivo la regeneración del litoral y desmiente que exista un conflicto con la administración cántabra en materia pesquera. En un comunicado, el Ejecutivo vasco realizó una valoración "muy positiva" del encuentro mantenido hoy entre las administraciones vasca y cántabra para tratar temas comunes de interés pesquero y detalló que se desarrolló de forma "cordial" con el compromiso de "continuar trabajando en el futuro de forma similar".

En la reunión se abordó la situación derivada del esquema de autorizaciones para la pesca con arte de cerco en aguas interiores que el Gobierno vasco ha puesto en marcha este año y que establece limitaciones al conjunto de la flota de cerco comercial que ejerce su actividad en esta estrecha franja del litoral, al prohibir la pesca en fondos inferiores a 35 metros y limita el esfuerzo pesquero en el segundo semestre.

El Gobierno vasco detalló que esta decisión se refiere a las denominadas 'aguas interiores' que corresponde a una "estrechísima" franja costera que no es "en absoluto" determinante para la actividad de la flota de cerco comercial del Cantábrico. "Es absurdo afirmar que es cuestión de vida o muerte para esta flota", indicó.

Sin embargo, precisó que sí resulta "absolutamente determinante" desde el punto de vista biológico, como sustento de la fauna costera y el alevinaje de numerosas especies, así como, desde el punto de vista pesquero, para flotas artesanales costeras, la captura selectiva de cebo vivo para la pesca del bonito, o la pesca de recreo que realiza en esta estrecha zona la mayor parte de su actividad.

Asimismo, indicó que los buques pueden acceder a las aguas interiores del País Vasco durante el primer semestre y es durante el segundo semestre cuando se prohíbe a todos los buques de cerco la pesca con cerco comercial en fondos inferiores a 35 metros, es decir, en un 40% de las aguas interiores.

Además, recordó que en otras pesquerías también se han aplicado restricciones a la flota vasca y cántabra en otras comunidades autónomas y de forma "más drástica".

"Intoxicación deliberada"

El Gobierno vasco consideró que se ha realizado una "intoxicación deliberada" de una decisión "responsable" de gestión pesquera, y reiteró las "magníficas" relaciones entre las administraciones y sectores pesqueros de Cantabria y Euskadi.

Al respecto, recordó que recientemente Euskadi autorizó a 19 barcos de artes menores de Castro, en un contexto de restricción de esta actividad en aguas interiores vascas. "En el caso del cerco costero, se han aplicado limitaciones que afectan a todos, siguiendo criterios amparados en la más absoluta legalidad", señaló.

Finalmente, aseguró que se evaluará el establecimiento de nuevas medidas "en función del seguimiento de la actividad y la evolución de éstas y otras pesquerías del litoral".

Extraído de: eldiariomontanes.es

La restricción busca "la regeneración del litoral", según el Gobierno vasco