domingo. 14.04.2024

La diputada del PRC Alodia Blanco interpelará el próximo lunes al Gobierno de Cantabria en el Parlamento sobre sus criterios ante “el maltrato y la discriminación” que sufre la Comunidad Autónoma como consecuencia de la imposición del carril reversible en la autovía A-8 y la prohibición de la circulación de camiones que sufren los transportistas cántabros en el área metropolitana de Bilbao.


La iniciativa de la diputada castreña se produce tras la reunión celebrada el pasado 13 de septiembre en el Centro de Gestión de Tráfico de Txurdínaga (Bilbao), a la que no se invitó a ningún representante del Ejecutivo cántabro y en la que se acordó la reapertura del carril reversible entre el área de servicio de Ugaldebieta y el muncipio de Liendo, pese a los problemas que esta medida ha provocado en la región.

Blanco ha subrayado que un estudio de la Universidad de Cantabria determina que el uso de dicho carril no mejora el tráfico en dirección a la Comunidad cántabra, y en cambio lo empeora en sentido Vizcaya, “provocando retenciones kilométricas que se agudizan a medida que se avanza hacia el País Vasco y perjudican a los usuarios, en general, y a los transportistas cántabros, en particular, al dificultar el tránsito de mercancías”.

A juicio de la diputada castreña, tienen razón los conductores cuando se quejan de quedarse atrapados, en algunas ocasiones incluso desde Laredo, en el único carril abierto en dirección a Vizcaya, mientras que por el otro no circulan apenas vehículos.

También censuró la nueva configuración del carril reversible los Domingos en dirección a Vizcaya, al que auguró poco o nulo éxito: “los conductores que usan el carril adicional en dirección a Vizcaya, sólo pueden acceder en Liendo y tienen que permanecer en él hasta su incorporación a la nueva Variante Sur Metropolitana de Bilbao, por lo que se ven abligados a pagar el peaje de dicha vía”, ha subrayado.

En este sentido, también ha explicado que con la apertura de esa variante, conocida como Supersur, ha entrado en vigor la prohibición de circulación de camiones y mercancías peligrosas por la A-8 a su paso por el área metropolitana de Bilbao, lo cual obliga a los transportistas cántabros a utilizar como alternativas el corredor del Txorierri, con el consiguiente desvío, o la autopista de peaje, con una tarifa que oscila entre los 5.98 y los 6,74 euros para camiones. En consecuencia, ha agregado, “este colectivo sufre un doble perjuicio”

Para Alodia Blanco, el trato dispensado a Cantabria es “inaceptable”, con dos actuaciones que suponen “una clara discriminación” frente al País Vasco y “un grave perjuicio” para los intereses de la región, “en exclusivo beneficio de la comunidad vecina”.

Sin embargo y hasta el día de hoy, el Gobierno cántabro “no ha adoptado que se sepa ninguna medida”, por lo que la diputada espera conocer su postura en el pleno del Parlamento del próximo lunes.

El PRC interpelará al Gobierno de Cantabria por la "imposición" del carril reversible...