sábado. 15.06.2024

Continuamos la ronda de entrevistas con los políticos castreños. El domingo pasado publicábamos la conversación con Daniel Rivas (PSOE) y en este caso charlamos con Ángel Díaz Munío, portavoz de CastroVerde.

Ángel Díaz-Munío es el portavoz en el Ayuntamiento del grupo municipal CastroVerde. Con él analizamos los dos últimos años, desde la creación del partido hasta la actualidad. Tratamos temas como el derribo del hotel Miramar o el cobro de los amarres en el puerto de Castro Urdiales. También dedicamos unos minutos a conocerle más personalmente y a saber qué opina de la situación política a nivel nacional.





¿Castro está mejor o peor que hace dos años?

En lo fundamental estamos igual, ni mejor ni peor, estamos igual. Los graves problemas que tiene Castro están todavía sin abordar, y el Equipo de Gobierno no ha sido capaz de liderar los cambios necesarios. Cambios que, por otro lado, prometimos todos –como siempre– en nuestra campaña electoral. Decíamos que íbamos a crear un Ayuntamiento nuevo, unas relaciones políticas distintas, una colaboración total, una participación ciudadana, un resolver los problemas anteriores de corrupción, urbanismo y de gestión etc, etc...

Estamos más o menos, en lo profundo, en las medidas importantes, como estábamos. No digo que no se haya hecho nada, pero en lo importante estamos como estábamos.


Hablas de “graves problemas”. ¿Cuál crees que es el mayor problema de Castro actualmente?

El mayor problema de Castro es que tiene un Ayuntamiento ineficaz. La organización del Ayuntamiento no responde a las necesidades del pueblo.


¿Y la mayor virtud de Castro como ciudad?

Sus capacidades turísticas, su personalidad, su atractivo y el carácter de su gente. Ese es el mayor activo, el de ahora y el de hace 20 años. La ciudad que tenemos es una ciudad muy atractiva desde el punto de vista arquitectónico, desde el punto de vista de fondos culturales, históricos, de tradición...


¿Cómo valoras la oposición que está llevando CastroVerde? ¿Está siendo constructiva?

Totalmente. Por lo menos eso es lo que intentamos, otra cosa es que se nos reconozca o no. Empezamos una legislatura la cual se nos prometió que iban a tener en cuenta la opinión de todo el mundo –del resto de partidos políticos–. Eso duró lo que duró la mayoría relativa. En cuanto hubo mayoría absoluta se acabó todo tipo de relación. Realmente no hay ninguna colaboración. No se ofrece la colaboración de la oposición para nada, de hecho se la evita en lo innecesario, y se le ataca devolviendo las actitudes positivas como críticas. Es decir, no entendiendo que detrás de todas las propuestas que hace CastroVerde hay una actitud positiva de arreglar los problemas del pueblo.


¿Qué crees que debe mejorar CastroVerde como oposición?

Todavía tenemos que tener más paciencia de la que tenemos. Tenemos que aprender más, tenemos que hacer que los ciudadanos entiendan que no somos unos políticos como los demás. Que, por lo tanto, no estamos aquí para pelearnos con nadie, ni para ganarnos ningún sueldo, ni para conseguir resolvernos nuestra vida. Estamos aquí para resolver los problemas de los ciudadanos y en concreto a través de la acción política municipal.


Dices que no sois “unos políticos como los demás”, ¿hay algún partido ahora mismo con el que CastroVerde comparta ideas y pueda llegar a gobernar en conjunto?

Salvo que consigamos la mayoría absoluta, tendremos que gobernar con alguien. ¿Con qué alguien? Será con aquel con quien tengamos la confianza de que va a ser un socio fiable. No sé quién va a ser, pero desde luego será alguien a quien nosotros podamos darle la confianza de que podamos llevarnos bien, y que va a tener más o menos una mínima identidad ideológica. Y, más que ideológica, procedimental y de objetivos en el Ayuntamiento.


CastroVerde siempre ha defendido la transparencia, ¿Cómo valorarías el nivel de transparencia del Ayuntamiento de Castro ahora mismo?

Existen unos índices que miden la transparencia de cualquier Ayuntamiento. En su momento nosotros valoramos el índice de transparencia. Desde luego no aprobaba, ni mucho menos. Pero ese índice hace una interpretación científica o pseudocientífica del grado de transparencia, y creo que el Ayuntamiento de Castro daba uncuarentaytantos por ciento de transparencia con ese índice internacional que está establecido. Mi opinión es que no hay la más mínima voluntad de ser transparente. La poca confianza en sí mismo del Equipo de Gobierno hace que no comparta ni con los grupos políticos ni mucho menos con los ciudadanos lo que debería compartir, y es toda su política toda su información y todos sus datos. Realmente la forma de compartir la vida política del Equipo de Gobierno es simplemente a través de los medios, esa es su supuesta transparencia.

No hay participación ciudadana, no hay reglamento de participación ciudadana, los Plenos no son en absoluto democráticos, hay un continuo mal uso y abuso de la autoridad del Alcalde durante los Plenos etc, etc. Por tanto, ni transparencia ni ganas de tenerla.


En las últimas semanas habéis sacado vuestras Asambleas a la calle, ¿cuál es la valoración de esta experiencia?

Hemos hecho lo que pretendíamos. Queremos que se vea nuestro trabajo, que la gente sepa que estamos trabajando para el pueblo, que ese trabajo lo realizamos con las puertas abiertas y que cualquiera que quiera intervenir en nuestras asambleas es bienvenido. Para facilitar esa participación ciudadana nos hemos acercado a los ciudadanos. Aprovechando el buen tiempo hemos estado en distintos barrios, y mientras haya buen tiempo seguiremos haciendo lo mismo. Es simplemente que el pueblo entienda nuestro trabajo, conozca y participe.


¿Crees que habéis perdido fuerza desde las elecciones? ¿Habéis perdido poder de movilización?

No, creo que lo hemos ganado. Las convocatorias que estamos haciendo, tanto de las iniciativas que tenemos –Castro Se Mueve, salidas a los pueblos, salidas a los centros turísticos, las conferencias que estamos organizando han tenido una participación mayor de la que se podía esperar... En este momento no creo que haya ningún partido que se parezca al nivel de participación ciudadana que tiene CastroVerde. De hecho creo que nos hemos convertido –o queremos convertirnos, y hacemos todo lo posible para convertirnos– en los portavoces de todos los movimientos ciudadanos, ya sean culturales como sociales, la Asamblea Contra el Paro, las Preferentes... en todas ellas estamos como debemos estar, apoyando y haciendo lo que podamos hacer por ellos.


¿Crees que Castro tendrá un nuevo PGOU antes de que termine la legislatura?

Ojalá, ojalá. [Piensa durante algunos segundos, N d R]. Teniendo en cuenta los plazos en los que se mueven otros Planes Generales, y concretamente otros Planes Generales de Castro desde luego no, desde luego no. Pero si no se empieza, no terminaremos nunca.


¿Está justificado el IBI que se paga en Castro en relación con los servicios que se ofrecen a los ciudadanos?

En algunos sitios está menos justificado que en otros. Hay casos muy sangrantes en Castro. En general el nivel del IBI es alto como consecuencia de las valoraciones catastrales que en su momento se hicieron. Estamos aplicando unos impuestos sobre unos valores de los pisos que actualmente no son. Por lo tanto están descompensados. Eso lo digo yo y lo dice todo el mundo, y por eso nosotros hemos intentado resolverlo a través de dos mociones para que se haga una revisión de los valores. Por supuesto el valor catastral no tiene nada que ver con el valor del mercado, y por lo tanto el impuesto tampoco es conforme.

Por otro lado, la actitud del equipo de Gobierno en este tema del IBI no ha sido para proteger al ciudadano sino lo contrario. Ha recaudado todo lo que ha podido, no ha tenido la más mínima sensibilidad ni medida a la hora de subir los impuestos, ha subido todo lo que ha podido. Podía haber subido menos en algún momento y no lo subió. De cualquier forma, debería impulsar lo que nosotros hemos dicho y no rechazarlo: una revisión de los valores catastrales para que puede ser menor.


¿Qué opinas sobre el cobro de los amarres del puerto?

[Resopla,N d R] El cobro de los amarres del puerto no es más que una consecuencia de una situación: que el puerto de Castro lleva mucho tiempo sin ninguna actuación. El puerto de Castro hemos visto como ha ido derivando de cuando era un puerto de actividad mercante a la que actualmente tiene, en la cual la pesca es mínima y fundamentalmente el espacio esta ocupado por embarcaciones de recreo. En todo ese proceso no ha habido ninguna intervención por parte del responsable del puerto que es el Gobierno de Cantabria.

Hablamos de los amarres y hablamos del problema del puerto porque hubo en su momento una iniciativa de hacer un puerto deportivo, ese ha sido el desencadenante de que estemos todos ahora hablando de los amarres. El puerto deportivo –afortunadamente rechazado por la mayoría– no se va a hacer y como consecuencia ahora tenemos una necesidad de ordenar un poco los amarres. La famosa reordenación de la bahía no debe ser solo ordenar la bahía, debe ser también darle los servicios necesarios a los usuarios para poderles cobrar una tasa. Es decir, porque para cobrar los impuestos tienes que dar algo a cambio.

Entonces los amarres el puerto deportivo se van a cobrar, aparentemente, sin ningún criterio fundado, se va a cobrar lo mismo a unos que a otros. Se va a cobrar por el tamaño de la embarcación, no se van a tener en cuenta los servicios que se emplean para cada grupo, el nivel de necesidad que cada uno pueda tener de esa embarcación, si es simplemente de recreo o puede tener alguna actividad económica... Los amarres me parece que es lo menos importante del tema. En general creo que por supuesto lo van a hacer mal. Lo van a hacer mal porque van a intentar cobrar a todos lo mismo en función de los metros cuadrados y eso va a crear grandes desigualdades sociales y por tanto también habrá bastantes respuestas negativas por parte de los usuarios


Con el verano es un problema que se ha acentuado más que nunca, ¿cuál es la solución al problema del botellón? ¿Qué alternativas hay?

Por supuesto existe un problema. Un problema importante, que es el de consumo de alcohol en la calle, que eso lo hacemos todos, y otro problema que es el consumo que puedan hacer menores de edad. Esos dos problemas son muy difíciles de atajar, porque no tenemos la cultura ni el ejemplo ni la autoridad para atajarlo. Pero hay otros daños consecuentes del botellón que sí debemos y se deben atajar: la limpieza, los ruidos, las peleas... Eso sí que debe ser atajado. ¿Cómo? Si el Ayuntamiento tolera esa actividad tiene que poner remedios, y tiene que limpiar, y tiene que vigilar, y tiene que impedir que los vecinos sufran las consecuencias, etc.

Pero por otro lado, y más importante, es que estamos tratando de un colectivo muy sensible como son los jóvenes, incluso adolescentes. Por lo tanto el tratamiento debe ser mucho mas allá de lo que pueda ser simplemente sancionador. O represor, por decirlo en otras palabras. Debe tener un tratamiento no solo policial, sino también educacional. Por eso el problema debe ser más de la Consejería de Educación y Deportes que de la Policía Municipal. Ahí es donde debe irse, hay que buscarles alternativas a los jóvenes, hay que abrir espacios públicos, hay que entrar dentro de ellos para convencerlos de que no se puede manchar ni hace ruido, tratar y negociar con ellos, que intenten un mínimo de organización. Intentar algo que de alguna forma evite lo que creo que debe ser imprescindible: los ruidos, las molestias, las peleas, y ya no hablo de otras cosas mas duras...

Es decir, proteger a los propios vecinos de una cosa que aparentemente está justificada, y es que los jóvenes busquen su propia intimidad donde quieran. Son espacios públicos y que vayan donde quieran a lo que quieran siempre que sea lícito. Pero eso va muchas veces en contraposición con los derechos de los vecinos, y ese también es un derecho que hay que respetar y salvaguardar.


¿Estarías a favor de habilitar un espacio como los botellódromos?

Sí, sí, no lo desecho. Lo que pasa que no es sólo la única medida. Deberíamos poner los polideportivos abiertos también por la noche, organizando temas. Creo que deberíamos facilitar los sitios, reservar sitios. Hay soluciones que no se me han ocurrido a mi, que se vienen aplicando en España por todo el Estado español. Por tanto hay soluciones que hay que tomar, que deben tomarse, que se pueden tomar y que debemos tomar desde el Ayuntamiento.


¿El Hotel Miramar debe derribarse?

No. La Ley de Costas creo que es muy importante, pero creo que hay que aplicarla con el sentido local. Es decir, la ley de costas debe impedir hacer barbaridades en la costa, pero si una cosa esta medianamente bien hecha, o por lo menos no tiene solución, no debe tirarse. Igual que no se debe tirar el polideportivo. Ahora sí, debe buscarse el mejor uso para ello. Pero tirarse, en principio, yo creo que no. No me imagino que tiremos el Miramar y que consigamos una playa mejor. Vamos a conseguir unos metros, pequeños, pero no suficientes.


¿Y pasar a manos públicas?

Si es conveniente. ¿Problema? Pasar a manos publicas es una forma de hablar. Hace falta mantenerlo, ver para qué, y si somos capaces de darle un uso distinto, mejor. Yo soy partidario de instituciones y servicios públicos sobre todo, pero también soy realista y no se trata de acaparar espacios y sitios para luego tenerlos y no tenerlos eficazmente utilizados, como hay muchas cosas en Castro. Hay que ver como le damos la mayor utilidad. Pero sí, sí, en principio claro que seria partidario de que fuera publico si es que fuera necesario. Es decir, si los derechos del Ayuntamiento lo permiten, si se puede y se debe actuar sobre el actual hotel Miramar, que no lo sé.



¿Cómo es Angel Díaz-Munío fuera del Ayuntamiento? ¿A qué se dedica en tu tiempo libre?

Angel Díaz-Munío esta en una situación profesional de pensionista, y me dedico fundamentalmente al Ayuntamiento y a mi familia. En los ratos que puedo tengo los hobbys que puedo, tanto el monte como la mar. Me gustaría decir que leo mucho pero realmente no tengo tiempo de leer.


¿Por qué decidiste entrar en política?

Porque creí que era necesario. Porque creí y creo que este pueblo necesita de un grupo que haga una gestión distinta y que dé la vuelta al ayuntamiento. Por eso creamos CastroVerde y por eso estamos aquí. Simplemente por compromiso ciudadano diría yo.


¿Tienes algún referente, un modelo a seguir dentro de la política?

Cualquier Alcalde cuyo pueblo esté contento con él para mi seria un referente. En concreto no tengo ninguno.


¿El pueblo de Castro no está contento con su Alcalde?

No lo sé. Yo creo que no, pero bueno...


Quedan dos años para las elecciones, ¿Angel Díaz-Munío va a ser el candidato de CastroVerde dentro de dos años?

No está decidido todavía, se decidirá en su momento. Es muy prematuro.


¿Te gustaría?

¡Uf! Me gustaría depende cómo [Ríe, N d R]. Ya veremos en su momento. La verdad es que yo estoy aquí para resolver las cosas, y si siendo candidato y presentándome veo que mejoro las cosas, lo haré desde luego. Igual que me presenté como Concejal. Si yo veo que es necesario presentarse como candidato lo haré.


¿Cómo ves la situación del Gobierno nacional?

El Gobierno está actuando como un gobierno de derechas, dentro de un entorno europeo de derechas. La verdad es que estamos dando un lamentable ejemplo, desde mi punto de vista, de imagen política. Denigrando la opinión ciudadana sobre los políticos, y aquí no pasa nada. O sea que yo estoy en gran medida escandalizado de lo que pasa en España. Eso no quita que entienda que las elecciones las ha ganado el Partido Popular y está haciendo su política. Respeto, aunque creo que con un daño social muy grande y bueno, esperemos que alguna vez cambie el rumbo.

Por ahora, si se mejora la situación económica, la famosa crisis, será, a mi juicio, una resolución en falso. Es decir, no hemos hecho nada para que dentro de poco pueda haber otra crisis como la de ahora. Los estados están entregados en manos de los poderes económicos, y por lo tanto ellos son los que mandan. Si ahora los mercados funcionan y volvemos otra vez a salir o levantar cabeza de la crisis será porque ellos lo decidan, no porque el Estado haya hecho nada. Porque desde luego los recortes, reducir las libertades de los trabajadores, el cargarse los convenios colectivos, los sindicatos tal y como están, etc, etc, no parece que es nada apetecible.

Hablando contigo ya no te digo nada cual es la situación de los jóvenes. Estáis totalmente explotados, sin el más mínimo derecho como consecución de ese desequilibrio total del mercado de oferta y demanda de trabajo profesional. Y parece que a nadie le preocupa eso. Estamos perdiendo una generación. Los jóvenes se tienen que ir a otro lado, y los que se quedan aquí están siendo vilmente explotados por el mercado, por aquellos que se aprovechan de ello.


¿Y la oposición?

Hay algún intento de dar un poco de imaginación a la política. Me estoy refiriendo a lo que puede venir por parte de Izquierda Unida Renovada, de APD, de Equo... Es decir, hay intentos de cambiar la imagen y la forma de hacer política por parte de la oposición. También podríamos decir que el PSOE esta cambiando de actitud y que en este momento da un cierto atractivo de partido que quiere cambiar las cosas, lo que pasa que como esta bajo sospecha –como también lo esta, a mi juicio, el Partido Popular– le tengo que dar poca validez.

Le doy mas validez a posibles fórmulas imaginativas que pueda haber de mejorar una política que tiene poco atractivo ahora mismo. La política del Estado me parece que es poco atractiva, y por eso creo que la forma de resolver –o hasta donde pueden los ciudadanos resolver– las cosas es a nivel municipal. Creo que por ahí van a venir las ventajas, y de hecho lo estamos viendo. Los ejemplos de buena gestión fundamentalmente en España vienen de los Ayuntamientos, tanto de derechas como de izquierdas. Los Ayuntamientos que funcionan bien, ya sea el de Bilbao, ya sea incluso hasta el de Santander o el de Laredo, es un poco la forma ilusionante de la política en este momento, a mi juicio. Esa es mi opinión personal, no la del partido CastroVerde.


¿Quieres mandar algún mensaje?

Espero que el proyecto que CastroVerde presenta, el trabajo que hemos hecho en estos dos años y seguimos haciendo, merezcan la confianza de aquellos que creen que a este Ayuntamiento y a este pueblo hay que darle un cambio rotundo. Rotundo con mentalidad nueva, con unas actitudes nuevas, con una gente nueva, que de alguna forma recuperen el tiempo perdido.

Llevamos muchas legislaturas en Castro en las cuales no se han abordado los temas de profundidad, y creo que CastroVerde tiene como misión eso, realmente resolver los problemas de fondo. Tú lo has dicho: la gestión económica, el patrimonio desde le punto de vista de mantenimiento de los valores, la participación ciudadana, la organización del Ayuntamiento, el Plan General, el Plan de Movilidad, la imagen del pueblo... En fin, hay tal cantidad de cosas que tenemos que hacer, tantas propuestas y tantos dossieres y hojas de ruta que hemos presentado que la verdad espero que el pueblo realmente entienda que eso es lo necesario. Y luego bueno, si lo entiende así y nos da un voto suficiente como para participar en el Equipo de Gobierno la tarea será no defraudar y confirmar y demostrar que realmente somos distintos y queremos hacer algo distinto.



/Entrevista por Iván Llamosas. Fotografía: Humberto Bilbao.

«El mayor problema de Castro es que tiene un Ayuntamiento ineficaz», entrevista con...