jueves. 02.02.2023

Fernando Urruticoechea, interventor titular en el Ayuntamiento de Castro, se reincorporó ayer a su puesto en el Consistorio. Sin embargo, el funcionario denunció en el juzgado las «humillantes condiciones» en las que se produjo su vuelta al trabajo. El pasado lunes, Urruticoechea retomó su labor, después de casi año y medio de baja por enfermedad. Entonces, el alcalde, Fernando Muguruza, impidió que el trabajador accediese a su puesto y le exigió una revisión médica.
Ayer, al reincorporarse se encontró con que «el despacho que usaba mi antecesor estaba cerrado y habían quitado la placa de Intervención», relató. Además, «me han sentado en la mesa de una auxiliar administrativa y no tengo ordenador», detalló antes de anunciar que ha puesto los hechos «en conocimiento del juzgado».

El delegado de Personal, Salvador Hierro, desmintió que el interventor estuviese en situación humillante y sin ordenador. «Está igual que el resto de compañeros. No tiene despacho porque ahora no hay ningún espacio disponible», justificó. Para los no adscritos, Elisa Dopico y Pedro Revuelta, «éste es un caso claro de acoso, porque además han metido todos los papeles del interventor en una bolsa de basura y la han llevado a un almacén», denunciaron.

Fuente: elcorreodigital.com

El interventor de Castro critica las «humillantes» condiciones en su reincorpora