lunes. 30.01.2023

Los representantes del Grupo de Trabajo de Castro, Ignacio Arroyuelos, acompañado por el vicepresidente, Fernando Peña Sota, han recordado que “a principios del pasado mes de octubre de 2007, el Pleno del Ayuntamiento, a propuesta del PSOE, aprobó crear un Museo del Mar y ubicarlo en el Castillo Faro. El hecho de que un grupo político promueva la creación de un museo en Castro y que el Pleno lo apruebe, ya es una excelente noticia. Pero, en este caso, el Grupo de Trabajo estima que esta propuesta se queda corta, ya que la historia de Castro es extensísima”.

Continúan indicando que la historia castreña “sufre una grave contrariedad; está muy dispersa y fraccionada, no se divulga, ni existe lugar ni forma de poder consultarla. Y nuestra historia, la historia de Castro, siempre ha estado unida al mar. La historia de Castro viene determinada históricamente por su situación geográfica, no en vano los romanos la otorgaron el estatus de colonia en su política expansionista por toda la cornisa cantábrica”.

Bahía estratégica

“Ser una bahía estratégica propició que, durante varios siglos en el transcurso de la Edad Media, Castro disfrutara de una parte del monopolio del comercio de la lana castellana con los Países Bajos e Inglaterra. Tanto es así, que era conocida como la Brujas española. Más tarde y sobre todo después de la construcción del rompeolas, la pesca y la industria conservera de ella derivada, constituyen una actividad económica de primer orden hasta el último tercio del siglo XX. Tan importante era que, durante siglos, los pueblos de los alrededores destinaban su producción agrícola para satisfacer las necesidades alimenticias de las personas que se dedicaban a la actividad pesquera y sus derivados”. Siguen diciendo que “no debemos olvidar, tampoco, que durante el último tercio del siglo XIX y hasta la primera mitad del siglo XX, la extracción minera en Setares, Ontón y Mioño, aportaba su producción, básicamente a Inglaterra, a través de algunos de los siete cargaderos que existían en la zona costera comprendida entre el Covarón y Sonabia”.

“Estas breves pinceladas nos ofrece una idea de la importancia que ha supuesto la privilegiada situación geográfica de Castro junto al mar. Por eso, cuando ahora se anuncia la intención de crear un museo del mar, esperamos que, dicho museo amplíe los objetivos iniciales aprobados en el Pleno anteriormente citado y recoja la influencia decisiva de la mar en la historia de Castro. Una historia a la que no prestamos atención y de la que no sacamos provecho ni culturalmente ni como identidad, ni siquiera como atractivo turístico; contrariamente a lo que se hace en otros países de nuestro entorno, en los que se cuida y se ponen los medios para que su historia se divulgue y se perpetúe generación tras generación. Porque un museo del mar que no tenga presente la historia de Castro modelada por el mar, estará incompleto. Sabemos que es un objetivo muy ambicioso, pero posible”.

Finalizan diciendo que “sugerimos que personas con conocimientos y preparación contrastada, así como cariño por Castro, se encarguen de ampliar y unificar nuestra historia milenaria. El Castillo Faro es el emplazamiento ideal para depositarla y divulgarla”. “Por ello esperamos que todos los partidos políticos, con representación municipal, sean conscientes de su responsabilidad histórica y aparquen sus diferencias en beneficio de un proyecto de futuro crucial, como sería disponer de un lugar donde se pueda consultar, explicar y divulgar la historia de Castro labrada por el mar”, concluyeron.

Extraído de: elalerta.com

El Grupo de Trabajo solicita la creación de un Museo del Mar en el Castillo Faro