domingo. 27.11.2022

Jose Manuel BallesteroHasta ayer, poca gente conocía en la provincia de Toledo a José Manuel Ballestero Pernil. Había sido secretario en el Ayuntamiento de Fuensalida entre el 1 de septiembre de 2005 al 4 de enero de 2006. De ahí se marchó al Consistorio de La Puebla de Montalbán, donde apenas estuvo una semana hábil, pero le dio tiempo a amenazar a la alcaldesa, la socialista Araceli Ladera, «si no le pagaba el sueldo que él consideraba justo». Luego, se trasladó al Ayuntamiento de Galapagar (Madrid), donde permaneció desde el 1 de febrero al 1 de abril y le recuerdan por un comportamiento correcto.

Pero su denuncia contra el alcalde de Fuensalida, Víctor Manuel Fernández, del PP, acusándole de una presunta prevaricación en la recalificación de unos terrenos, entre otros delitos, ha hecho que este funcionario sea uno de los hombres más buscados por la prensa local, regional y nacional.

Sin embargo, José Manuel Ballestero no estaba ayer en su puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Castro Urdiales (Cantabria), donde ejerce como secretario municipal desde mayo. «Hoy ha comenzado una baja médica y no sabemos para cuánto tiempo tiene», dijo por teléfono a ABC una compañera. «¿Un teléfono móvil para ponerse en contacto con él? No procede», añadió.


Detractores y seguidores

La imagen pública de Ballestero era desconocida en Toledo hasta hoy. Pero su rostro en Cantabria ya es familiar, puesto que ha denunciado en varias ocasiones al alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, del Partido Regionalista de Cantabria, en tan sólo seis meses. En este tiempo se ha ganado detractores y también seguidores que defienden su honestidad y profesionalidad en el trabajo.

Hace unas semanas, Ballestero acudió al Tribunal Superior de Justicia de esa región con numerosa documentación con la que pretende probar la supuesta implicación de Muguruza y varios de sus socios de gobierno (PP e IU) en delitos de prevaricación. Sin embargo, no ha querido desvelar los temas sobre los que ha informado a la Fiscal General. «No lo haré público por respeto al trabajo de los jueces», ha dicho.

Desde su llegada a Castro Urdiales, Ballestero ha protagonizado sonados altercados con el gabinete de Muguruza. Al alcalde también le ha acusado de supuestos delitos de coacción, amenazas y agresión en el Consistorio. En su denuncia, el funcionario relata que «cuando iba a entrar en Secretaría, donde se encontraba el regidor municipal junto a la administrativa del área, me retiré para dejar salir a Muguruza, que se disponía a salir de la dependencia municipal, porque no es la primera vez que ha intentado agredirme, y el alcalde me dio un puñetazo en el estómago». Ballestero asegura que «Muguruza me dijo, en tono burlón, riéndose, que iba a terminar muy mal psicológicamente».


Intento de secuestro
El funcionario, que ha estado varias veces de baja médica laboral desde mayo, también denunció ante la Guardia Civil un intento de secuestro a principios de octubre. Los hechos ocurrieron cuando él salía de las oficinas de la Intervención municipal y se dirigía a la estación de autobuses para ir a Santander. Fue camino de la terminal cuando «dos o tres personas me intentaron meter en un coche por la fuerza», dijo Ballestero, que reaccionó dando una patada en el coche y salió huyendo hasta un centro de salud, donde entró pidiendo ayuda porque le faltaba el aire y le dolía el pecho, «cayendo a continuación desmayado», según consta en la denuncia.

El secretario, que aportó los partes médicos de dos centros sanitarios donde fue atendido, aseguró a la Benemérita que «en los servicios de emergencias solicitó, en todo momento, que pusieran en conocimiento los hechos ante la Fiscalía y la propia Guardia Civil».

Extraido de : abc.es (Edición Toledo)

El ex secretario de Fuensalida, avezado denunciante